Petén

Campesinos invaden zona protegida en el Parque Nacional Laguna del Tigre

Desde agosto de 2014, campesinos de Alta Verapaz y Quiché se instalaron ilegalmente en una zona protegida y crearon la comunidad La Mestiza, señalados de ser los responsables de arrasar con 45 hectáreas de bosques y el saqueo a tumbas mayas.

Por

Autoridades peteneras señalan que 45 hectareas, de las cuales unas 64 manzanas de bosque prístino ya están depredadas. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Autoridades peteneras señalan que 45 hectareas, de las cuales unas 64 manzanas de bosque prístino ya están depredadas. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Autoridades del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), ambientalistas de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre y del Foro de Justicia Ambiental de Petén denunciaron recientemente que un grupo de invasores causa daños en la zona protegida, conocida como El Peruito, ubicado en el Parque Nacional Laguna del Tigre.

Alma Polanco Solís, directora regional del Conap en Petén, informó que la zona depredada se ubica alrededor de dos kilómetros del sitio arqueológico Waká-Perú, un área protegida del Parque Nacional Laguna del Tigre, en proceso de registro e investigación arqueológica.

Polanco informó que tiene conocimiento que desde agosto de 2014, el grupo de campesinos procedentes de Alta Verapaz y Quiché, se instalaron ilegalmente  en la comunidad La Mestiza, quienes han arrasado con 45 hectáreas, de ellas unas  64 manzanas de bosque prístino y varios saqueos de tumbas mayas ubicadas en el sitio arqueológico El Peruito, el cual es del círculo de Waká-Perú.

La directora del Conap en Petén añadió que los campesinos pretenden convertir el área en una zona ganadera. Son dirigidos por el crimen organizado o impulsadas por terratenientes, quienes, luego de cometer el ilícito, adquieren las porciones de tierras para luego introducir ganado vacuno.

Mirna Romero Miss, directora ejecutiva del Foro Justicia Ambiental de Petén,  explicó que alrededor del área depredada se ubican otros sitios arqueológicos como La Corona, La Cariba, La Gloria y El Burral, lo cual, de no ser atendido a tiempo, corren peligro de ser saqueados y devastados, pues cree que los campesinos tienen intención de invadir gran parte de las 18 mil 504 hectáreas que tiene la zona.

Romero relató que luego de un sobrevuelo que efectuaron recientemente en el área, detectaron tres nuevos puntos de invasión; además,  observaron el avance de la frontera agrícola, ya que  los campesinos quieren tener en su poder 45 caballerías por familia y luego ofrecerla a personas adineradas, que su objetivo es la depredación.

William Castillo Sandoval, jefe de la División Protección a la Naturaleza de la Policía Nacional Civil, informó que tiene conocimiento del caso, por lo que de inmediato se implementarán varios patrullajes en la zona, con la finalidad de recolectar evidencias y localizar posibles infractores de la fauna y flora.

"Nuestra misión es ubicar a los transgresores de la ley. Los operativos se realizan vía acuática y terrestre", añadió Castillo.

Personal de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, lamentó que personas hagan esta clase de actividades, pues es uno de los parques naturales más importantes del planeta, zona conocida por sus humedades y por ser una franja especial de anidamiento de guacamayas rojas y otras especies.