Política

Ejecutivo da marcha atrás a decreto ante ola de rechazo

Autoridades no reconocen que estado de Prevención vulneraba garantías constitucionales.

Por Geovanni Contreras y Carlos Álvarez

El presidente en funciones, Jafeth Cabrera, anuncia la derogación del estado de Prevención. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
El presidente en funciones, Jafeth Cabrera, anuncia la derogación del estado de Prevención. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Sin reconocer ni validar los señalamientos de distintos sectores de que el estado de Prevención decretado el martes último lesionaba derechos constitucionales, el Ejecutivo decidió dejar sin efecto esa acción, después del vendaval de críticas de diversos sectores que  desató.

“Por esta situación que se ha planteado, que se cree que se está dando un golpe de Estado, que se cree que estamos actuando en contra de los medios de comunicación, y de muchas cosas que se han dicho, hemos tomado la decisión de dejar sin efecto el acuerdo —decreto— gubernativo”, anunció este miércoles el vicepresidente Jafeth Cabrera, en las instalaciones de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Cabrera aseguró que la decisión se tomó en consulta con el presidente Jimmy Morales, quien se encuentra en Nueva York.

“En este momento todo el sistema que compone Conred se va a sentar a ver los ocho mil puntos vulnerables del país, y se sentarán a ver cuáles son los inminentes a un desastre, donde pueda haber pérdidas de vidas humanas”, agregó.

Medios de comunicación, constitucionalistas, el Procurador de los Derechos Humanos y cientos de internautas fueron algunos sectores que desde el martes cuestionaron el decreto gubernativo 5-2016, el cual fue firmado por los gobernantes, 13 ministros, una viceministra y un secretario.

Entre lo más fuerte que se criticó figura la “exigencia” para órganos de difusión a evitar publicaciones que “a juicio de la autoridad” incitaran a la alteración del orden, porque era ambiguo acerca de qué se considera “incitación” y esa opinión era discrecional. Así también la limitación a la libertad de acción figuraba dentro de las medidas cuestionadas. Sin embargo,  nadie mencionó que se buscara un “golpe de Estado”, como sí lo dijo Cabrera en su explicación de por qué daban marcha atrás.

“Está bien que no existan restricciones de ninguna naturaleza, pero tenemos que analizar cuáles son los puntos fundamentales que tenemos que retomar y se va a hacer en detalle a lo que Conred determine”, agregó.

Cabrera ofreció que hoy saldría publicada la derogatoria del decreto en el Diario de Centro América.

No a “cosas técnicas”

El secretario ejecutivo de la Conred, Sergio Cabañas, quien también participó en la conferencia de prensa, intentó explicar cuál era la intención de la exigencia a medios de comunicación.

“No era limitar a la Prensa de que haga todo su trabajo. Lo que se limitaba era que no hablaran cosas técnicas o que dijeran algo que la población tomara como algo delicado”, dijo.

Agregó: “Por ejemplo, de los ocho mil puntos —de riesgo— me preguntaron varios periodistas cuáles se iban a caer, y no lo sabemos. Si la Prensa empieza a decir ‘se va a caer Mazatenango o Huehuetenango’ y no sabemos; entonces, que nosotros diéramos las declaraciones técnicas y la Prensa, como siempre, que hiciera su trabajo informando cosas técnicas y verídicas”, con lo cual tácitamente señalaba a los medios.

En todo caso, el decreto gubernativo no detallaba nada de eso y fue publicado con   restricciones de forma general.

El secretario ejecutivo de la Conred se declaró preocupado por la marcha atrás al estado de Prevención, al asegurar que era la “primera vez” que actuaban “de buena fe” y no reactivamente.

“Desafortunadamente se le va a dar marcha atrás a este acuerdo —decreto— y nosotros no contamos con ningún tipo de recurso”, expresó Cabañas.

El vicepresidente continuó con que el estado de Prevención, en la parte de disolver por la fuerza cualquier grupo, reunión o manifestación pública en la que se hiciere uso de armas o se recurriere a actos violentos, se refería a “evitar manifestaciones de ese tipo en zonas de riesgo”.

“Recuerden lo que pasó en el puente: hubo una manifestación, ofrecieron linchamientos a Conred, se paralizó todo un sistema que pone en riesgo el puente y las carreteras”, expuso.

Se pueden equivocar

Si se toman en cuenta otras decisiones de alto nivel, como el anunciar el retorno a las calles del desfile militar y después mantenerlo en instalaciones militares, pedir a entidades cambiar a su corredor de seguros para después retractarse, y retirar la iniciativa de ley de reforma tributaria, esta sería la cuarta vez que el Gobierno da marcha atrás luego de críticas.

Al vicepresidente se le preguntó de que lo de dar marcha atrás ya había pasado con el presupuesto —pero fue con la reforma tributaria—, a lo que respondió: “Son dos cosas diferentes, el presupuesto y esto; hay que entender que somos humanos y nos podemos equivocar”.

Al principio de la conferencia, Cabrera expresó: “Dije en la mañana que la Plaza está al servicio de cualquier guatemalteco que quiera ir a protestar”.

Cabrera se refería a que por la mañana, en otra conferencia de prensa, dio explicaciones sobre la Prevención. De hecho, recurrió a tácticas de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y del mismo gobernante Morales al verse acorralados por las preguntas, y comenzó a hacer preguntas a una periodista de Guatevisión. También acusó a reporteros de querer tergiversar la información.

Críticas más fuertes

  • Los hashtags protagonistas

Desde el martes último, los usuarios de Twitter comenzaron a criticar la parte de que el Gobierno podía hacer compras sin licitar, y se volvió tendencia #EstadoPrevenciónGT. Para el miércoles, la etiqueta principal era #LaMordazaDeJimmyMe, por las restricciones a la libertad de expresión. #GobiernoDePacotillaFueraDeLaSilla fue otra de las frases fuertes, según una herramienta  analítica de redes sociales.

  • Medios de comunicación

Varios medios de comunicación reportaron, desde el martes, que había excesos y ambigüedades en el estado de Prevención. La prensa escrita, digital, radial y televisiva cuestionó para qué se necesitaba, en una medida supuestamente destinada a prevenir más desastres por la lluvia, “exigir” a los órganos de difusión evitar publicaciones que “a juicio de la autoridad” contribuyan o inciten a la alteración del orden, por la discrecionalidad que establecía.

  • Improvisación y no a la censura

En Facebook, ayer, al menos 16 frases y palabras claves destacaron durante todo el día.

Entre otras, “hacer gobierno no es improvisar”, “Gobierno improvisado”, “SuspensiónDeGarantías”, “Carta de renuncia”,

“No nos callarán”, y “No nos limitarán”. También “No a las compras libres”, “El gobierno quiere callar las mil y unas voces del pueblo”, “#RechazoEstadoDePrevención”, “NoALaCensura” y “Grave error”.

  • SIP expresa preocupación

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) manifestó preocupación porque la libertad de expresión se comprometía con la disposición gubernamental.

“Si bien es un deber del Estado garantizar la seguridad y proteger la vida de sus ciudadanos, es preocupante que con ese argumento se limite la libertad de expresión. Un innecesario y potencial riesgo para la libertad de expresión, sobre todo en un momento en que la población necesita estar debidamente informada”, comunicó la SIP.

  • PDH estaba por accionar

El procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León Duque, advirtió el martes último de que accionaría contra el decreto gubernativo y ayer acudió al Congreso para hablar al respecto con diputados.

“Se entiende que en algún lugar específico se tome alguna medida y se limiten ciertas garantías, pero el tema de las manifestaciones políticas no tienen ningún sentido”, dijo De León. Además, calificó la publicación de la medida como un “error”.

  • Critican forma y fondo de decreto

Expertos en leyes y abogados constitucionalistas coincidieron en que para prevenir desastres no se requiere limitar derechos de la Carta Magna.

“Pareciera que no hubiera una racionalidad en cuanto a los motivos del estado de Prevención con los derechos que se pretenden restringir”, explicó Roberto Molina Barreto, expresidente de la Corte de Constitucionalidad.

Luis Fernández, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, calificó la acción de exagerada.