Política

Decisión de trasladar embajada a Jerusalén es soberana y no por presiones de EE. UU., dice canciller

La ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, negó que exista algún acuerdo o presión de Estados Unidos para que Guatemala haya decidido trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Por Henry Estuardo Pocasangre / Guatemala

Sandra Jovel, canciller guatemalteca, dice que no hay marcha atrás sobre la decisión del traslado de la embajada de Guatemala a Jerusalén. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Sandra Jovel, canciller guatemalteca, dice que no hay marcha atrás sobre la decisión del traslado de la embajada de Guatemala a Jerusalén. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El país anunció esa acción luego de que EE. UU. diera a conocer el traslado de su sede diplomática. De esa cuenta varios países, principalmente árabes, han rechazado que Guatemala siguiera los pasos estadounidenses.

Según la funcionaria, se trató de una decisión "soberana y correcta", que responde únicamente a la relación de amistad de 70 años con Israel.

"No entiendo cuál es la insistencia del tema. No hemos tenido ninguna presión de ningún país, la decisión fue porque somos amigos y aliados de Israel", enfatizó.

"La ministra aclaró que no se trata del traslado de la embajada, sino de un retorno, pues la sede diplomática de Guatemala ya había estado en Jerusalén.

Jovel manifestó que la acción responde a la política exterior del país, y que no interviene con las mesas de negociación entre Israel y Palestina.

"Somos aliados históricos de Israel, amigos. Contribuimos con su creación", expresó.

 

Añadió: "Nosotros no hemos pedido nada a nadie. Repito y es la última vez, es una decisión soberana".

Relaciones en riesgo

La diplomática explicó que la comparación que realizó entre lo que representan las remesas para el PIB y lo que significa el ingreso por comercialización de cardamomo, fue solo a manera de ejemplo, y que pudo haberlo hecho con cualquier producto. "Fue el estudio que en ese momento hice", insistió.

Jovel explicó que no debe haber repercusión a la comercialización del cardamomo -producto exportado para venta a países árabes-, porque todos los países son parte de la Organización Mundial del Comercio, y hay acuerdos internacionales firmados.

El ministro de Economía, Víctor Asturias, se manifestó a favor de la decisión de Gobierno. Además indicó que hasta el momento lo que pueda ocurrir con el comercio de cardamomo es especulación.

Asturias informó que son 350 mil familias las que dependen del producto, que cada año genera al país unos US$300 millones.

El funcionario afirmó que de haber problemas con el producto, podrían reenfocar el Plan Alianza para la Prosperidad y atender a las familias perjudicadas, sin descuidar a los.municipios que ya están incluidos.