Éxodo de niños deja huellas en Nahualá

Nahualá, Sololá, afronta los efectos de la migración de sus habitantes a Estados Unidos, en el caserío Panimajá, es visible la ausencia de niños en las escuelas y sus calles lucen desolada.

Por Ángel Julajuj / Nahualá

Vista panorámica de Panimajá luce casi desierta por los pocos habitantes que tiene, varios vecinos han emigrado a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista panorámica de Panimajá luce casi desierta por los pocos habitantes que tiene, varios vecinos han emigrado a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Nahualá es el tercer municipio más poblado de Sololá, con más de 65 mil habitantes, después de la cabecera y Santa Catarina Ixtahuacán,  según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del 2011. Tiene 120 comunidades  y su principal actividad económica es el cultivo de granos básicos y frutas.

Del 2009 al 2011 al menos 200 estudiantes estaban inscritos en la Escuela Oficial Rural Mixta de Panimajá, y  este año solo asisten 102,  debido a la migración, manifestó  el maestro Baltazar Carrillo.

Agregó que los docentes  visitan   los hogares  para inculcar valores y hacer conciencia del peligro que se corre al  emigrar.

““El ausentismo escolar es notable. Al comienzo del año  ingresan muchos niños. Con el tiempo las aulas se quedan vacías por la migración”. Carmelita Tzaj, maestra en Nahualá.

El programa Quédate, de Nahualá, documentó que en el 2015 fueron deportados  10 niños de ese municipio, cifra que  contrasta con la cantidad de menores que viajan cada año a Estados Unidos. Se  calcula que al menos 10 mil nahualenses han emigrado.

Marcos Diego Ixtamer Pérez, director del Centro de Formación Quédate, dijo que buscan reducir la migración de adolescentes y niños con actividades de concienciación e imparten  cursos para su desarrollo, entre estos inglés, computación, turismo comunitario y comunicación. Actualmente trabajan con 75 menores.

José Diego Cárdenas, director de la Coordinadora Nacional de Asistencia de la Niñez Migrante, indicó que es importante atender a los retornados, pues con ello se evita que intenten irse de nuevo.

Trabajo infantil

Carmelina Tzaj, docente  en Nahualá, relató que la migración es el principal problema  del municipio, aunque  el trabajo infantil también causa que muchos  estudiantes se ausenten de las aulas en temporadas de cosecha.

La Asociación Comunitaria de Desarrollo Integral, que atiende a niños trabajadores de Nahualá, ha rescatado a 325   en situación de trabajo infantil, a quienes les brinda educación.

Esa entidad tiene conocimiento de que en 12 comunidades, de las 120 de  Nahualá, los niños están expuestos a  algún tipo de trabajo o a la  migración.

Migración infantil

Según datos del Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés) de Estados Unidos,   de enero a abril del 2016 fueron detenidos 81 menores  guatemaltecos por día, uno cada 17 minutos.

Si  la tendencia se mantiene,   superaría los 17 mil 57 niños detenidos  hace dos años,  cuando se registró la cifra más alta.

Solo en el primer trimestre   de este año fueron detenidos nueve mil 720 menores guatemaltecos en ese país, la mayoría originaria de Huehuetenango, Quiché, Totonicapán, San Marcos y Sololá.

Gloria  Castro, defensora de la Niñez y la Adolescencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos, señaló que los niños y adolescentes emigran porque huyen de la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades.