Hemeroteca

Homenaje a tres músicos

El billete de Q200, puesto en circulación en 2010, reconoce la trayectoria de tres músicos nacionales íntimamente ligados a la marimba: el capitalino Germán Alcántara, y los quetzaltecos Mariano Valverde Ortega y Sebastián Hurtado.

Por Hemeroteca PL

Sebastián Hurtado, Mariano Valverde y Germán Alcántara, son los personajes que aparecen en el billete de Q200. (Foto: Hemeroteca PL)
Sebastián Hurtado, Mariano Valverde y Germán Alcántara, son los personajes que aparecen en el billete de Q200. (Foto: Hemeroteca PL)

La ley monetaria, a raíz de las modificaciones llevadas a cabo en el 2002, autorizó al Banco de Guatemala para emitir billetes de Q200, Q500 y Q1 mil. Los últimos dos todavía no existen, pero se determinó que los diseños deberían estar listos para el momento en que fueran autorizados por el Congreso de la República.

El de Q200 es un homenaje a la marimba, que incluye una composición estilizada con el fondo de una pirámide formada por un teclado doble. Los personajes que aparecen en el anverso del billete son los compositores antes mencionados. La alegoría está formada por una paisaje urbano que refiere a la pieza musical Noche de luna entre ruinas, de Valverde; también contiene una marimba de teclado doble, creación de Hurtado y la partitura de La flor del café, de Alcántara.



Reverso del billete de Q200. (Foto: Hemeroteca PL)
Reverso del billete de Q200. (Foto: Hemeroteca PL)


Germán Alcántara (1863-1910)

Nació en Guatemala el 30 de octubre de 1863, y pertenecía a una familia de artistas. Recibió sus primeras lecciones de música con su padre, Ramón Guerre - Germán usaba el apellido de madre, Prudencia Alcántara -.

Prosiguió sus estudios con Pedro Vissoni, Vicente Andrino, Lorenzo Morales y Emilio Dressner. Su instrumento fue el cornetín, con el que logró una ejecución fantástica y del cual engendraba un sonido maravilloso, lo que inspiró a Dressner a escribir algunas piezas para ese instrumento, como Los amores de una corneta.

Fue durante mucho tiempo integrante  de la Banda Marcial de Guatemala (1892-1897), de la cual eventualmente llegó a ser director titular; dirigió temporadas de zarzuela (1904-1906); fue titular de la Banda de Antigua Guatemala; y durante los últimos años de su vida fue director del Conservatorio Nacional (1907-1910).

Sus composiciones principalmente piezas de salón para piano y algunas para banda, se caracterizan por una peculiar vitalidad y un encanto melódico.

Entre sus obras figuran Desdén -canción a dúo-, Libre pensamiento -marcha-, Dime que me amas -vals lento- Crisantemo -gavota-, Mi bella Guatemala -mazurca cuya popularidad no ha disminuido a través de las décadas- y La flor del café -vals, 1907- dedicado al poeta Manuel Valle. Esta última fue premiada en Alemania y de ella apareció a mediados del siglo XX una versión titulada Pájaro cautivo, de un compositor mexicano, lo que originó reclamos que llevaron a retirar del mercado esta última grabación.

Mariano Valverde (1884-1956)

Nació en Quetzaltenango el 20 de noviembre  de 1884. Hijo de Mariano Valverde Álvarez y Sofía Ortega.

Estudió en el Instituto Nacional para Varones de Occidente, donde recibió clases particulares de música, y se trasladó después al Conservatorio Nacional. Pertenece a la familia de músicos de Javier y Simón Valverde. Su hermana menos fue soprano.

Integró la marimba Hurtado Hermanos, y con este conjunto viajó y grabó en Estados Unidos la mayor parte de su repertorio, a principios del siglo XX.

Su catálogo consta de más de 200 piezas, entre las cuales figuran Horas grises, Último amor, Ondas azules, Reír llorando, Bajo los árboles, Siempre viva, Madreselva, Heliotropo y La ciudad de las cumbres.

Noche de luna entre ruinas  de su autoría, es una de las obras musicales guatemaltecas más reconocidas dentro y fuera del país. Ha sido interpretada en marimba, orquesta de cuerdas, orquesta sinfónica y versiones corales.

Con la marimba cromática ideada por Hurtado y Paniagua, Valverde encontró nuevas posibilidades melódicas, pero dada su formación académica fue uno de los impulsores de la interpretación mediante partituras y no solo al oído.

Mariano Valverde murió en la ciudad de Guatemala, el 26 de diciembre de 1956, según Francisco Cajas y Ovando.

Sebastián Hurtado (1827-1913)

Nació en Quetzaltenango en el año 1827. Hurtado fue uno de los creadores, en 1894, de la marimba de doble teclado, que permite interpretar todo tipo de melodías.

A instancias del músico Julián Paniagua, Sebastián fue integrando teclas y notas a la marimba, hasta darle las posibilidades melódicas de un piano e incluso de una orquestas, lo que que amplió la gama de posibilidades interpretativas.

Sebastián Hurtado junto a su hijo Toribio, empezaron a interpretar melodías en la marimba doble, que llegaría a tener hasta seis escalas musicales. Esa fue la herencia para sus hijos y nietos, quienes formarían varios grupos, como Hurtado Hermanos o la marimba Royal. Esta última efectuó su primera gira por Estados Unidos y Europa en 1908.

Años después, en 1915, se presentó en la exposición Universal de San Francisco.

Su nieto sobrino Rocael Hurtado heredó el talento marimbístico de la familia y a los 12 años compuso su primera melodía, Herlinda. Fue profesor de educación musical en varios establecimientos. Entre sus obras se encuentran Adoración, Diamante negro, Centroamericanas y Tennis club. De esta última pieza hay una grabación de la década 1960, hecha en el Teatro Municipal de Quetzaltenango. Hubo que repetir siete veces la melodía, hasta que salió bien y la ejecutó el propio Rocael.

"La flor del café" del compositor Germán Alcántara, interpresa la marimba de Bellas Artes. (Video: Tomado de You Tube)