Política

Menchú plantea seguimiento continental a acuerdos sobre indígenas

Rigoberta Menchú, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 1992, se pronunció por la creación de una plataforma continental para revisar el impacto de los acuerdos internacionales sobre los pueblos indígenas.

Por AGENCIA EFE

Rigoberto efectúa un recorrido por Cantel, Quetzaltenango.
Rigoberto efectúa un recorrido por Cantel, Quetzaltenango.

PUEBLA - "Tenemos que hacer un alto por el bien de los pueblos, valorar lo que tenemos y replantear una política pública de Estado en cada nación", dijo a Efe la indígena guatemalteca durante su visita a Puebla, donde dio una conferencia en una localidad de la sierra de ese estado del centro de México.

Menchú, la primera mujer indígena de América en recibir el Nobel, indicó que es tiempo de reaccionar de manera responsable ante la decadencia global que ha traído el desarrollo a los pueblos originarios.

"Que sean los pueblos indígenas quienes revisen el impacto de las normas, leyes y reformas constitucionales que se promulgaron en cada país, no sólo para criticar, sino para evaluar a dónde vamos", indicó.

En la víspera de la celebración del Día Mundial de los Pueblos Indígenas del Mundo que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) promulgó el 9 de agosto de 1994, Rigoberta Menchú urgió a evaluar el impacto de la declaración universal sobre el tema indígena.

"Más allá de establecer un día de los pueblos indígenas, queremos saber si de verdad se reconoce la autonomía y autodeterminación de los pueblos como dicta la Convención 169" establecida por la Organización Internacional del Trabajo en 1989, comentó Menchú.

La plataforma continental, explicó, serviría para lanzar una "mirada rápida" a lo que los pueblos indígenas han conseguido en 20 años y revalorar hacia dónde se quiere llegar.

La activista indígena expuso que la relación de los pueblos indígenas para enfrentar la llegada de los monopolios a sus tierras en aras del desarrollo debe construirse más allá del poder y el territorio.

"Debemos tejer una nueva relación del desarrollo con la tierra, que no sólo da vida por el aire y la comida que se necesita en el mundo, porque sin la tierra no hay ninguna civilización en el mundo que pueda perdurar", declaró.

Según datos de la ONU, los indígenas constituyen el 5 por ciento de la población mundial, unos 370 millones de personas, y representan el 15 por ciento de los pobres en el mundo.