Opinión

EDITORIAL

Signos de aliento en proceder de la justicia

Editorial

Editorial

Archivado en:

Editorial Justicia

La justicia en Guatemala tiene acendrado deterioro y por eso es que muchas resoluciones generan marcadas polémicas. La falta de certeza jurídica ha alimentado esa percepción, al punto de que resulta difícil comprender muchos fallos, al ser numerosos los procesos en los que las ofensas a la sociedad exacerban los ánimos ciudadanos.

Por eso también existe una generalizada percepción de que la justicia es selectiva, ya que el rigor de su aplicación recae en las personas de escasos recursos o sobre aquellos cuyas acusaciones son tan severas que resulta inevitable el castigo, como ha ocurrido con los más sonados hechos de corrupción en las esferas superiores del Gobierno.

Sin embargo, hay países con sistemas más creíbles en la aplicación de la justicia, porque los jueces y magistrados gozan de reconocida independencia y hay muy pocos márgenes para el tráfico de influencias, a diferencia de lo que ocurre en nuestro medio, con casos muy contados en los que se puede hablar de plena independencia judicial.

Ayer, el pleno de magistrados del Tribunal Supremo Electoral ordenó al director del Registro de Ciudadanos iniciar la cancelación del partido FCN-Nación, que llevó al poder a Jimmy Morales, por financiamiento electoral ilícito en la última elección, cuyos recursos no fueron registrados con la autoridad electoral y fueron a parar a cuentas particulares. Un signo bueno para depurar el sistema partidario amañado.

España es ejemplo de la independencia que resulta ser tan necesaria en Guatemala. En pocos días provocó la salida del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, tras una investigación de nueve años por un caso de corrupción y financiamiento ilícito del partido oficial, luego de una condena de la Audiencia Nacional (ANE) contra varios prominentes empresarios vinculados con ese flujo ilegal de fondos.

El martes, un juzgado de Palma de Mallorca ratificó la condena a prisión del cuñado del rey de España, sentenciado por corrupción y tráfico de influencias, sin que la realeza se inmutara. La pena deberá iniciarse antes del próximo lunes y el esposo de la infanta Cristina podría convertirse en el primer pariente de un monarca en ingresar a la cárcel.

Ayer, la ANE rechazó la solicitud de extradición hecha por Guatemala contra el exembajador ante Estados Unidos Julio Ligorría Carballido, a causa de que no existe en la legislación española un delito de blanqueo de capitales, como fue solicitado por las autoridades guatemaltecas. La sentencia, de carácter definitivo, no tiene apelación, por lo que el caso de la extradición requerida queda cerrado.

Difícilmente se pueda medir con la misma vara el proceder de la justicia española en comparación con el cuestionado sistema judicial guatemalteco, aunque la resolución de los magistrados del TSE, al ordenar al Registro de Ciudadanos iniciar la cancelación del partido político en el Gobierno, abre una puerta de esperanza para que los más altos magistrados del país puedan sacudirse los temores, actuar con plena independencia y emitir fallos alejados del histórico temor al tráfico de influencias, además de dar una lección a quienes han integrado partidos con el fin fundamental del pillaje.