Opinión

Pluma invitada

Suecia sigue acompañando a Guatemala hacia la paz

Pluma invitada

Pluma invitada

Archivado en:

Pluma invitada

Hoy hace 20 años, el 7 de diciembre de 1996, se firmó el Acuerdo sobre Reformas Constitucionales y Régimen Electoral, entre representantes del Gobierno de Guatemala y la UNRG en Estocolmo, Suecia.

Durante los años del conflicto interno  Suecia respondió, junto con un grupo de países amigos, a la petición de las partes de fomentar espacios de diálogo para llegar a una solución pacífica del conflicto. Nos involucramos conscientes de que el cese de fuego y la firma de la paz, sería solamente el primer paso en un proceso de construcción de una sociedad pacífica, democrática, incluyente y con pleno respeto de los derechos humanos. A esta petición seguimos respondiendo, acompañando a Guatemala hacia la paz.

Con la firma de la paz se inició la cooperación bilateral entre Suecia y Guatemala. Los Acuerdos de Paz, su implementación y resignificación han sido el hilo rector de la cooperación enfocada en la democracia, los Derechos Humanos y el Estado de Derecho así como en el desarrollo económico de las personas que aún viven en la pobreza, en su mayoría indígenas y sobre todo mujeres. Este año el Gobierno de Suecia aprobó una nueva estrategia 2016-2021, la cual asciende a mil millones de quetzales. Esta decisión demuestra que nuestro acompañamiento continúa, que han habido importantes resultados, pero también que varios desafíos identificados en los Acuerdos de Paz están todavía pendientes.

Actores en la sociedad guatemalteca impresionan al mundo por su capacidad de llevar justicia por los crímenes históricos y actuales, incluso en el tema de violencia sexual, y a la vez su situación está demarcada por serias dificultades y limitaciones.

Así es que vemos que los temas centrales del Acuerdo de Estocolmo se encuentran de nuevo en el eje de los debates sobre las Reformas Constitucionales en materia de Justicia, como el Reconocimiento del pluralismo jurídico y las garantías para la administración de la Justicia, incluyendo la Carrera Judicial. Eran y siguen siendo temas centrales para la convivencia pacífica bajo un régimen democrático en un Estado de Derecho.

A la mesa de cooperación Suecia lleva su propia experiencia como un país que ha gozado de 202 años seguidos de paz hasta la fecha, el período pacífico más largo de un país en el mundo. La paz es el fundamento, que ha permitido a Suecia crecer de uno de los países más pobres en Europa a ser uno de los países con mejores indicadores socioeconómicos del mundo. La paz es también un método para crear confianza y cooperación entre grupos y personas con diferentes intereses, que permite encontrar compromisos que beneficien a la sociedad en su totalidad.

De esta manera Suecia ha logrado mantener una economía abierta a la competencia junto a un Estado de bienestar incluyente donde sindicatos y empleadores analizan, negocian y logran acuerdos de entendimiento mutuo. La participación activa de hombres y mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, del familiar al laboral al político, ha sido clave para la autonomía de las mujeres así como nuestro crecimiento económico.  Compartiendo experiencia, aprendiendo juntos, seguimos acompañando a Guatemala.

Georg Andrén | Embajador de Suecia en Guatemala.