Los barrancos de la superficie de Marte pudieron formarse por la acción de dióxido de carbono helado, en lugar de por corrientes de agua líquida, como se había pensado hasta ahora, según un estudio que publica este lunes la revista Nature.