Acciones personales para minimizar la huella de carbono

Que tu paso por esta tierra sea edificante y contribuyas en lugar de destruir.

×

El cinco de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente y se considera la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar las acciones ambientales. A pesar de ser tan importante para la sobrevivencia humana, la naturaleza es maltratada, explotada y minusvalorada de manera irresponsable.

Todos quieren beber agua limpia, descansar bajo la sombra de un árbol (el cual absorbe 22 kilos de dióxido de carbono, en promedio y libera oxigeno limpio a cambio) y disfrutar de paisajes impolutos de extraordinaria belleza.  Sin embargo, son pocos los que asumen el reto de minimizar la huella de carbono que dejan tras su visita en la tierra.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono es concebida como la medida para cuantificar e indicar el impacto que una actividad o proceso tiene sobre el cambio climático.

Esta es entonces, el conjunto de emisiones de gases de efecto invernadero producidas directa o indirectamente, por personas, organizaciones, productos, eventos o regiones geográficas. Sirve para conocer las conductas que contribuyen a aumentar las emisiones y entender cómo se pueden minimizar y realizar un uso eficiente de los recursos que se consumen.

Entonces, si este Día Mundial del Medio Ambiente, deseas celebrarlo con un plan para reducir tu huella de carbono, encuentra a continuación algunas ideas para armarlo:

Carga tu celular en el carro: lo más probable es que ya permanezcas en él durante una o dos horas durante el tráfico de camino a tu casa. Así que mejor optimiza el uso de ese combustible y aprovecha a cargar tu celular en el carro. Si inevitablemente lo haces en casa, recuerda desconectarlo después de usarlo.

Optimizar el uso del agua: cerrar la llave ocasionalmente al bañarse, reutilizar el agua de la lavadora o incluso recolectar el agua de la lluvia para otros usos, son algunas de las acciones comunes que algunos ya ponen en práctica. Sin embargo, invertir en un pozo de absorción podría optimizar el uso general que se hace del agua y devolver al manto freático, aguas limpias y filtradas. Para ello, definitivamente tendrías que hablar con una empresa especializada en la instalación de dichos pozos y su costo, traducido a la minimización de tu impacto en el medio ambiente, valdría totalmente la pena.

Castración: la castración reduce la proliferación de las especies, en especial las invasoras. La castración no es solo importante para combatir el abandono y la cantidad de perros y gatos callejeros. También es importante para reducir la huella de carbono que genera cada mascota. La fabricación de concentrado para animales y el manejo de los desechos de las mascotas generan un gran impacto en el medio ambiente.

Agua pura sin botella: contar con un filtro reduce considerablemente el impacto que generan los desechos plásticos en el medio ambiente. Además, los puedes usar para rellenar un pachón de vidrio que cargues a todos lados, para hidratarte y reducir tu huella de carbono aún más.

Planifica tus viajes en auto: además de reducir el consumo de combustible, alternar los viajes en vehículo con el uso de la bicicleta u otro vehículo no motorizado te ayudará a reducir tu huella de carbono. Poco a poco se han abierto más espacios seguros para el uso de las bicicletas en el país y al planificar tus salidas, puedes contribuir a la reducción del tráfico y al mismo tiempo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Reutilización: olvídate del fast fashion o las prendas de uso prácticamente desechable. Es cierto que la moda es cambiante pero las tendencias van y vienen. Lo permanente es el planeta en el que vives, el cual es contaminado con prendas prácticamente nuevas que se desechan como basura día tras día. Tanto para el planeta como para tu bolsillo, es mejor comprar prendas de alta calidad cuyo uso puede ser de muchos años, que comprar prendas muy baratas y usarlas muy poco tiempo. Incluso puedes usar prendas de segunda mano y con ello, apoyar la reutilización, que forma parte de la metodología de las cuatro erres: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar.

Noé dice…

 

Utilizar bolsas reutilizables, reducir la ingesta de carnes y desconectar los aparatos eléctricos son solo algunas de las acciones que puedes tomar para cuidar del medio ambiente. La creatividad te ayudará a identificar otras áreas de oportunidad para reducir tu huella de carbono.

 

Fuente: licenciado en Zootecnia José Daniel López, Naciones Unidas, Ministerio del Ambiente Colombia.