Cero estrés para la mascota en la mudanza

Si te has preguntado cómo facilitarle a tu animal de compañía el cambio de casa, a continuación encontrarás algunos consejos.

×

El ser humano disfruta estrenar cosas. Al ocupar un nuevo espacio, a veces se acostumbra equiparlo con objetos nuevos para reinventar el hogar, pero esta no es una costumbre cómoda para los animales.

Quien ha tenido una mascota, sabrá que trasladarla en una mudanza es todo un reto. Se pensaría que trasladar a un perro o un gato es mucho más fácil que a un reptil, pero es todo lo contrario.

AYUDA A TU MASCOTA EN LA MUDANZA

Los animales que viven en hábitat, como los reptiles, peces, tortugas, entre otros, son mucho más fáciles de transportar, haciendo uso de un transportín. El hábitat, como peceras y otros recintos, se deben transportar desarmados y volverlos a armar al llegar al nuevo destino.

Los reptiles no son receptivos a los cambios pues no se manejan por emociones. Sin embargo, las aves, si pueden sufrir estrés. Por ello, el licenciado en Zootecnia José Daniel López, recomienda hacer el traslado de las aves durante la tarde o la noche. Si inevitablemente el traslado debe hacerse en el día, se les debe tapar para reducir la visibilidad del traslado. Al taparlos también se reduce el nerviosismo por posibles movimientos bruscos.

Para trasladar a las aves de manera segura, es mejor hacerlo en cajas. Esto debido a que el traslado en jaulas podría ser peligroso, pues las alas son susceptibles a trabarse en los barrotes de metal. Lo ideal es que el ave no permanezca mucho tiempo encerrada durante el traslado, no más de 24 horas, ya sea en una caja o una caja transportadora especial para aves.

También existen kennels o trasportines especiales para conejos, hurones y cuyos, que ofrecen barrotes pequeños para proteger de manera adecuada a estos animales.

¿Y MI GATO Y PERRO?

El perro encuentra confort en conocer un lugar nuevo, antes de vivir en él. Su dueño debe tomarse el tiempo para presentarle y enseñarle los espacios y propiciar el juego, incluso antes de la mudanza. Se le debe llevar en un kennel, con sus juguetes regulares y su manta o alfombra y no llevarlo como un bulto más en el carro, por su seguridad.

Al mudarse, por ningún motivo se le debe dejar al perro solo en el nuevo lugar pues ese cambio brusco le afectará. Por el contrario, se le debe acompañar hasta que logre adaptarse. Para ello se debe también llevar todo lo que el perro usaba en la casa anterior, sin haberlo lavado o cambiado, para que el perro pueda reconocer su propio olor en un nuevo lugar.

Algo similar sucede con el gato, pues además de también transportarlo en un kennel¸ se debe llevar su caja de arena sucia para que reconozca un espacio propio en la nueva casa. Asimismo, sus objetos de entretenimiento y lugares de descanso, no deben cambiarse por nuevos y limpios, sino llevar los que ya tengan su olor. En el caso de gatos y perros, estos implementos deben cambiarse conforme el animal se adapte paulatinamente al nuevo hogar.

Noé dice…

Verifica que todas las puertas y las ventanas estén cerradas. Así no se escapará.

 

Publicado el

Archivado en:

Mi Mascotamudanza