¿Cómo cuidar a tu mascota del frío?

Proteger a tu perro o gato de las bajas temperaturas es más que ponerle un abrigo, requiere de varias acciones para evitar que sufran hipotermia o alguna enfermedad.

NOÉ DICE

Si tu mascota está acostumbrada al interior, no le cambies la costumbre en época fría, pues la aclimatación requiere tiempo.

 

Así como nosotros experimentamos temblores, rigidez muscular y alteraciones en la respiración por una disminución considerable de temperatura, los perros también sufren estas afecciones. Esto sucede en especial si se trata de un chihuahua, dálmata, yorkshire terrier, crestado chino, galgo, beagle o dóberman, razas sensibles al frío.

También debes considerar la edad y condición del can. Los cachorros y los de edad avanzada requieren más cuidado, al igual que las razas en miniatura y los que padecen algún problema de salud.

 

La higiene es importante, por lo que no dejes de bañar a tu mascota. Hazlo en un ambiente interior, entibia el agua y sécalo de inmediato. Lo que sí puedes postergar es el corte de pelo, ya que éste le protege del frío, pero mantenlo bien peinado y sin nudos.

DIVERSIÓN DE DÍA

Realiza las caminatas cuando la temperatura no esté muy baja. Si solo puedes salir con él por las noches, acorta la distancia. Se recomienda que cuente con un abrigo, sin embargo lo importante es que “ese traje para el exterior se le quite al estar en el interior. Dejárselo puesto le apelmazaría el pelo y le perjudicaría el cambio de temperatura”, explica Danilo Arís Lassépas, gerente y coordinador veterinario de Dana Hospital Veterinario.

 

Otra sugerencia es cambiar la rutina de caminata por juegos dentro de casa. Incluso, darle un masaje también es una forma de compartir y, al mismo tiempo, aportar calor a su cuerpo si notas que sufre malestares por frío.

 

Cuando el perro pasa mucho tiempo en el exterior debes asegurarte que el agua a beber no esté demasiado fría. Es importante que tenga una casa de materiales que le permitan conservar el calor, por ejemplo de madera, con el piso elevado y espacio para colocar una cama adecuada. Recuerda que tu mascota es parte de la familia y merece cuidado en esta época del año. Consulta con tu veterinario de confianza sobre la ropa especial que puedes ponerle a tu mascota.

 

CUANDO EL FRÍO  AFECTA SU SALUD

Ante los siguientes síntomas de resfriado lleva a tu mascota con el veterinario, en especial si comparte con otros perros:

 

  • Tos leve o como si quisiera vomitar, lo cual también puede significar dolor de garganta.
  • Pérdida de interés por correr, jugar y comer.
  • Ladear la cabeza, mostrarse irritable y rascarse podrían ser manifestaciones de otitis.

 

Los perros también pueden padecer pulmonía, bronquitis, laringitis y faringitis, por lo que es importante acudir con expertos que brinden atención integral como los servicios de laboratorio ofrecidos en Dana Hospital Veterinario. También consulta la necesidad de reforzar su sistema inmune y asegúrate de que tu mascota cuente con todas sus vacunas.

 

¿QUÉ PASA CON LOS FELINOS?

Al igual que los perros, los gatos requieren protegerse con trajes cuando la temperatura baja, en especial razas con poco pelo como los egipcios y el siamés; los prematuros y los mayores de siete años también son sensibles al frío.

 

Lo ideal es que los gatos permanezcan en un ambiente de 38 grados, pero de no ser posible acomoda un espacio con cama y mantas para que el felino se proteja del frío. Estas mascotas son vulnerables a gripe e hipotermia que requieren atención profesional.

 

Consulta al veterinario sobre el aumento de las proteínas y ácidos grasos en su dieta, para mantener su pelaje espeso y saludable durante los meses de invierno. Además, mantén el pelaje de tu mascota bien peinado. Si está enmarañado no le protege adecuadamente del frío.

 

AVES, HÁMSTERES Y TORTUGAS TAMBIÉN NECESITAN CUIDADO

Otras mascotas menos comunes requieren de ciertos cuidados en días fríos. Por ejemplo, a las aves se les debe aumentar las calorías de la dieta, es decir que además de frutas, vegetales y semillas, se puede incluir huevo duro, yogur y arroz. Evita que permanezcan en el exterior si el clima es muy frío o con viento, pues estas aves son propias de lugares cálidos.

Si tienes un hámster, permanece atento a su comportamiento. Cuando duerme más de la cuenta, la respiración es lenta y su cuerpo se pone frío y rígido, es porque está hibernando. En este caso, tómalo entre tus manos y frótalo aproximadamente por una hora. Provéele agua azucarada para que se hidrate.

 

La hibernación durante el frío es un proceso propio de animales como las tortugas, aunque no en todas las especies. Consulta con el veterinario si la tuya requiere de preparación previa como aumentar el consumo de vitamina A y fibra. También es necesario que la hagas ayunar antes de hibernar y la hidrates en esta etapa cada media hora.

 

Fuentes: Veterinario Danilo Arís, Dana Hospital; AnimalesUncomo.com, Mascotalia.es, MiasAnimales.com, Bekia Mascotas, Kiwoko, De Mascotas, Experto Animal, Muy Mascotas.