¿Cómo limpiar los ojos de mi mascota?

Algunas mascotas tienden a presentar problemas oculares ya sea por su raza o su entorno.

Casi todas las mascotas presentan alguna molestia en sus ojos a lo largo de su vida. No es una norma, pero la contaminación o los agentes externos, han hecho de esto algo cada vez más frecuente. De esto puedes darte cuenta con algunos reptiles, cuando se enrojecen sus ojos pues el agua de sus peceras tiene mucho cloro.

Los mamíferos también suelen presentar molestias, en especial cuando ya son mayores y se presentan cataratas, una de las afecciones más comunes en los animales. Los perros, por ejemplo, al presentar alteraciones o molestias en los ojos, tratan de frotarlos con las patas delanteras.

Otras afecciones comunes son la obstrucción de los canales lagrimales, la conjuntivitis, infección bacteriana, ulceras corneales, uveítis, entropiones, es decir cuando el párpado se voltea para adentro y puede causar ulceras.

Al primer síntoma, se debe llevar a la mascota al veterinario lo más pronto posible. Entre los síntomas más comunes están el enrojecimiento del ojo, mostrar el ojo opaco, lagrimeo constante y cambio en el color del pelo alrededor del ojo. Lastimosamente, a veces los animales se adaptan a las deficiencias visuales y los dueños fallan en no observar lo suficiente a los animales. Esto agrava el problema, por lo que es recomendado examinar periódicamente a la mascota para encontrar alguna anomalía en su cuerpo.

“No es recomendado que se le apliquen las gotas del ser humano al perro. Las gotas pueden ser no adecuadas para el problema del animal y puede empeorar o incluso dejarlo ciego”, explica el veterinario Danilo Aríz de Dana Hospital Veterinario.

Si ves que tu perro acumula legañas, podrías limpiarle los ojos con una gasa humedecida con suero fisiológico. Sin embargo, si vez que el problema es más profundo, es necesario que acudas al veterinario de tu confianza de inmediato.

El doctor Aríz destaca que los perros braquicéfalos tienden más a la obstrucción del lagrimal. Estos perros son conocidos por tener el hocico achatado y hacer mucho ruido al respirar. Además, la forma de su cráneo hace que las órbitas oculares sean poco profundas y tengan ojos saltones. Esta dulce mirada oculta ciertos problemas. Estas razas presentan sequedad ocular pues los párpados no extienden bien las lágrimas, lo cual puede generar infecciones y úlceras. Asimismo, en caso de golpes o peleas, estas razas tienden a ser susceptibles a perder un ojo pues estos se encuentran poco sujetos dentro de su cuenca.

Razas de perros braquicéfalos

  • Bulldog Inglés
  • Bóxer
  • Bulldog Francés
  • Pug o Carlino
  • Boston Terrier
  • Shih Tzu
  • Pequinés
  • Lhasa Apso

 

Si tienes un perro de alguna de estas razas, o de otras razas, pero aun así presenta problemas oculares, no esperes y llévalo con el veterinario de tu confianza.

Fuente: Revista Muy Mascotas, Diario Veterinario, veterinario Danilo Aríz, Dana Hospital Veterinario.