¿Cuál es el mejor alimento para mi mascota?

Conoce las características de algunos alimentos para mascota y consulta con un especialista antes de comprar.

Preocuparte por la alimentación de tu mascota es preocuparte directamente por su salud. Al momento de escoger concentrado, toma en cuenta su estado de salud, su edad, su estilo de vida y sus características específicas. Consulta con tu veterinario de confianza por todos los tipos de alimento: concentrados secos e industriales, alimentos húmedos enlatados y alimentos naturales hechos en casa.

PERROS

Para un perro, una dieta balanceada consiste en: un alimento que coincida con la etapa de su vida, de cachorro, adulto o adulto mayor. El tamaño también es importante pues este varía si es una raza pequeña, mediana o grande. Sus premios tampoco deben exceder el 10% del total de su dieta. Los perros toman mucha agua por lo que es necesario que le mantengas este líquido fresco y abundante, todo el tiempo.

 

Cuando son cachorros, se deben alimentar 2 o 3 veces al día. Los adultos comen 1 o 2 veces al día. En la etiqueta de cada alimento encontrarás las instrucciones de la cantidad de alimento que debes darle, según su peso. Su comida debe permanecer en el plato durante 30 minutos y retirarla si no fue consumida en ese tiempo. Al siguiente tiempo de comida, adminístrasela de la misma manera. De esta forma lo acostumbrarás a que coma cuando quieras y le crearás un horario definido. Así también podrás predecir con mayor exactitud los momentos en que hará sus necesidades para limpiarlas en el mismo momento.

 

NO LE DES

Hongos, sal, uvas y pasas, frutas cítricas, alcohol, semillas de frutas, nueces de macadamia, chocolate, café o té, cebolla o ajo, granada, aguacate, huesos, dulces industriales, pescado crudo, melocotón y chocolate.

GATOS

Su alimento debe coincidir con la etapa de su vida. Ya sea para cachorro, para adulto o para adulto mayor. Los premios que le ofrezcas no deben exceder el 10% del total de su dieta. Asimismo, en un trastecito limpio ofrécele agua fresca y limpia todo el tiempo. Cámbiala las veces que sea necesario, ya sea porque le quede poca, porque tenga residuos de comida o simplemente porque tu gato la haya botado o no le gusta la que tiene en ese momento.

 

De vuelta a su comida, debes administrársela en 3 o 4 raciones al día. Los gatos comen poco y luego se van a pasear o a distraer. Por eso, los gatos aburridos tienden a comer mucho para distraerse. Para esto debes entretenerlo lo suficiente para evitar provocarle problemas de obesidad. Además de los juguetes tradicionales, puedes hacer unos manualmente, con los que juega para extraer alimento. No solo estará distraído, sino que comerá por pocos para no engordar rápidamente.

 

NO LE DES

Uvas, naranjas, toronjas, aguacates, limones, cebolla, ajo, papas o tomates. Chocolate, café o té ni comida para perros. Sal, azúcar, pescado con espinas o carne con huesos pequeños y mucho menos leche.

AVES

En cuanto a la nutrición de las aves mascotas, se les debe proveer de un balance nutricional en la dieta. Los preparados comerciales contienen variedad de granos, semillas y probióticos que ayudan a la buena salud digestiva.

 

A las aves les encantan las semillas de girasol. Estas son altas en grasa, pero carecen de muchas vitaminas y minerales. Alimentarlas exclusivamente con semillas de girasol, hará que a futuro sea difícil que acepten pellets, frutas y vegetales. Además, la alimentación exclusiva con semillas de girasol provoca hígado graso y enfermedades cardíacas en aves. Por eso, aunque sean baratas y muy apetitosas para tu mascota, debes dárselas en pequeñas cantidades, como máximo que representen un 10% de su dieta.

 

Tu ave debe tener agua fresca disponible todo el tiempo. En algunas especies, es bueno tener un recipiente lo suficientemente grande como para que pueda meterse a refrescarse, si así lo desea. Pero consulta con tu veterinario de confianza si puedes hacerlo para tu mascota.

 

Para variar su dieta puedes darle zanahorias, manzanas, naranja, plátano, chile pimiento, tomate, banano, papaya, melón, sandía o elote. Debes lavar bien la fruta y verdura antes de ofrecérsela. Retírala si no la consume en cuatro horas, para no llamar insectos indeseados para ti y tu mascota.

 

NO LE DES

Chocolate, semillas de manzana, cerezas y melocotones. Aguacate, ajo, cebolla, alcohol; tallo, hojas y semillas de tomate. Sal y azúcar.

 

Nunca automediques a tu mascota. Lo que podría hacerte bien a ti podría ser mortal para tu mejor amigo.

Fuente: Guía de cuidados para nuestras mascotas, Arca de Noé. Diario El Universal.