El estrés del gato al mudarse de casa

Es posible que a tu gato no le emocione este gran cambio como a ti, pero puedes ayudarlo a manejar el estrés que esto le produce.

Todo el proceso de  mudanza es un gran evento para todos los involucrados. Sin embargo, la emoción que vive el ser humano, no es  lo mismo  que siente  el  gato al cambiarse de casa. Los seres humanos son capaces de adaptarse a los cambios  con relativa facilidad. Sin embargo, los gatos son “neo fóbicos”, es decir, temen a las cosas nuevas.

Los cambios drásticos que hace el humano, como la mudanza, deben hacerse paulatinamente para no afectar tanto al gato. Asimismo, los gatos son animales muy territoriales, que    no  solo marcan su territorio, sino también respetan el territorio de otros gatos. Por ello, además de  extrañar  su antiguo  territorio, temen que la nueva casa sea territorio de otro gato y entran en un estado de estrés. Lo demuestran al adoptar una postura encorvada, bajan su cola, huelen el piso tratando de reconocer el espacio, entre otras actitudes. Cuando se les saca del kennel, buscan refugiarse en un rincón alejado y no salen hasta sentirse seguros o sentir hambre. Lo importante es que no los obligues y respete el tiempo que necesiten para adaptarse.

Es cierto que los gatos buscan regresar a “su antiguo territorio”, sin embargo, existen medidas que los dueños pueden tomar para que este proceso sea menos estresante para el felino. Toma en cuenta los siguientes consejos para facilitar el proceso de mudanza a un gato:

  • Mantener el kennel o trasportador de gatos abierto en casa. Que sea un mueble más en el cual el gato puede descansar o ignorar si gusta. Cual el kennel se usa solo cuando va al veterinario o cuando será trasladado, el gato lo asocia con algo negativo. Es por ello que se debe procurar que sea un artefacto común para que al meter al gato en él, el animal no entre en pánico. También se puede rociar el kennel y los espacios de la nueva casa con hormonas que le resulten agradables y lo relajen.
  • Si al gato solo se le sube al carro cuando se le lleva al veterinario, también asociará el carro con algo que teme. Es mejor acostumbrarlo a dar vueltas a veces sin necesidad de llevarlo a algún lugar, para que el traslado no sea tan estresante para él.
  • Primero, trasladar todos los objetos de la casa y los del gato para que el nuevo hogar agarre poco a poco los aromas familiares para la mascota.
  • No cambiar la arena del gato ni su caja, trasladarla sucia para que el gato reconozca su olor en el nuevo territorio y se adapte poco a poco.
  • Trasladar al gato en su kennel de último. Ponerlo en un cuarto cerrado para que no busque ventanas o puertas para escapar a la antigua casa. Allí mismo, servirle agua y comida en sus mismos recipientes para que poco a poco se acostumbre al espacio nuevo. Allí mismo debe estar su arenero para que no se sienta como un extraño en el nuevo hogar.

El licenciado en Zootecnia José Daniel López recomienda adecuar a los gatos a permanecer solo en el interior de las viviendas. De esta manera se ahorran situaciones de peligro para el animal, como peleas, pérdidas, lesiones e incluso enfermedades. “No es tan difícil, se debe crear un universo de gatos dentro de la casa, que incluya rascadores, juguetes entre otras estancias para que el gato esté cómodo. Una buena dieta alta en proteína animal, evitará que el gato sienta necesidad de salir a cazar. La castración temprana entre los 5 y 6 meses también evita que los gatos busquen salir para reproducirse. Hay que tener una disciplina de juego y no asumir que por ser animales independientes no necesitan interacción con el amo. Un gato aburrido, desesperado y con una mala dieta buscará escapar”, explica López.

Noé dice…

Colocar olores que le sean desagradables al gato en puertas y ventanas, es una medida efectiva para que la mascota no busque salir a la calle.

Fuente: licenciado en Zootecnia José Daniel López, médico veterinario de Dana Hospital Veterinario, José Paniagua Ferrari.