El invierno y las mascotas

El cambio de temperatura y la lluvia favorecen las enfermedades en nuestras mascotas si no tomamos las medidas para cuidarlas.

×

Tanto los perros como los gatos, las aves y los anfibios requieren de nuestro cuidado para protegerse ante el cambio de clima y el agua. Las mascotas más vulnerables son “las que viven en un patio y en la meseta central del departamento de Guatemala, ya que sufren en invierno por la humedad y el frío”, indica José Daniel López, licenciado en Zootecnia, de El Arca de Noé.

Para evitar que sufran o se enfermen, te compartimos algunas generalidades para su cuidado:

  • Los perros: Aunque algunas razas como el Golden retriever aman el agua y mojarse, otras condiciones como la edad (cachorros y ancianos), poco pelo o padecer una enfermedad, los hace más vulnerables al frío. En estos casos debe brindárseles un aporte extra de calorías. Se recomienda abrigar a los perros con un traje impermeable al salir de paseo y secarlo de inmediato al regresar a casa. Además, las botitas son buena opción si consideras que pueden dañarse las almohadillas en las patas.
  • Los gatos: Son animales muy sensibles al frío. A diferencia de algunas razas caninas que disfrutan el agua, los felinos la evitan, explica López. Los más propensos a enfermarse en esta época del año son los jóvenes, cuyo sistema inmune no está completamente desarrollado, y los mayores de siete años, por tener defensas debilitadas. También son vulnerables los que tienen poco pelo, alguna enfermedad en la espalda y los que salen más a la calle. Se recomienda facilitarles fuentes de calor, por ejemplo ubicar su cama y juguetes donde entran los rayos del sol. Otra alternativa es una lámpara que imite luz natural para evitar que sientan frío con el descenso de temperatura del cuerpo al dormir.
  • Las aves: Aunque las aves están acostumbradas a la intemperie, López explica que no es lo mismo para un loro estar en su hábitat natural donde puede volar a un árbol para cubrirse del agua y apercharse con pares para protegerse del frío, que uno en confinamiento donde queda expuesto a la lluvia. Por lo tanto, el primer consejo para cuidar a las aves en esta época es no dejarlas en un espacio exterior, sino en uno cálido. También se sugiere brindarles barras energéticas para aumentar su calor corporal e instalar un nido o casita donde puedan refugiarse.
  • Los anfibios: Al igual que las aves, son animales acostumbrados al exterior, sin embargo “una tortuga necesita la temperatura adecuada para llevar sus procesos metabólicos, entre 24 a 30 grados Celsius, mientras en la capital estamos a 14 grados en esta época”, explica López.

El consejo básico para este tipo de mascotas es darles la opción de entrar y salir de casa para que busquen la temperatura más apropiada para su cuerpo.

Recomendaciones generales

En invierno deben mantenerse las rutinas de higiene como el baño y grooming para evitar malos olores, infecciones y enfermedades por humedad. Si tu mascota se moja y ensucia repentinamente, debes bañarla y secarla lo más pronto posible.

Aumentar la actividad física también es una buena manera de aumentar el calor corporal, por lo que debes procurar que tu mascota tenga la facilidad de caminar y jugar. Por último, si notas síntomas de resfriado como estornudos, ojos llorosos, hocico demasiado húmedo o moqueo, llévalo de inmediato al veterinario.

Fuentes: José Daniel López, licenciado en Zootecnia, de El Arca de Noé. Expertoanimal.com. Gosbi.com. Kiwoko.com

Publicado el