¿Existe el embarazo psicológico?

Esos extraños síntomas que muestra tu perrita o gatita podrían ser muestra de ello.

Contrario a lo que muchos creen, el embarazo psicológico en animales no es un mito. En el caso de los animales domésticos, se presenta con más frecuencia en perras que en gatas. Incluso sin tener una monta o sin la necesidad de que haya un macho de su especie cerca.

Las hembras se llegan a sentir embarazadas y al entrar a su etapa de celo, ellas se sienten preñadas. Aunque no se ha definido una razón exacta del por qué esto sucede, se cree que tiene que ver con la producción de hormonas durante el celo.

¿Cómo es el embarazo psicológico?

Incluso sin haber sido cruzadas ni haber un feto en su vientre, las perritas que manifiestan un embarazo psicológico presentan algunos de los siguientes síntomas:

• Secreción en las glándulas mamarias

• Buscan dónde hacer su nido

• Abultamiento del vientre

• Se muestras más sensibles y se quejan de manera constante

• Podrían dejarse montar por otra hembra si la hubiera

Todo en su comportamiento indica que está embarazada, sin embargo, si no ha habido monta, es imposible que lo esté. Es solo cuestión de tiempo para que pase su tiempo de embarazo para que este llegue a su supuesto término y estos síntomas desaparecerán solos.

Esto no significa que no se le deba cuidar. Al contrario, hay que mantener observada a la perrita y fijarse si tiene alguna molestia o se queja mucho por algo. Si te queda alguna duda sobre si realmente esté embarazada o no, es mejor llevarla a una revisión con el veterinario. Él podrá darle medicamentos según los signos que tenga, como analgésicos. Algunas veces las perritas pueden desarrollar infecciones en el útero pues se abre la entrada a bacterias a su organismo.

La importancia de la castración

Dado que el embarazo psicológico se asocia a la producción de hormonas, es posible evitarlo al detener la producción de hormonas. Esto se logra especialmente con la castración. El médico veterinario de Dana Hospital, José Paniagua Ferrari, recomienda castrar tanto a machos como a hembras antes de que presenten su primer celo. Esto es aproximadamente a los 4 o 5 meses.

La idea de permitirles una monta a machos o hembras por “consideración” o por lástima de dejarlos “disfrutar” de ese momento, está basada en mitos. Entre menos celos presenten los perros, se producen menos hormonas y sin ellas, disminuye la probabilidad de padecer enfermedades asociadas a ellas en el futuro. Estos padecimientos pueden ser desde infecciones hasta posibles casos de cáncer.

Con la castración se quita el útero, el cual es el órgano encargado de mandar el mensaje de producción de ciertas hormonas como la progesterona. Al no haber útero, no se producen hormonas y los signos de embarazo psicológico no aparecen.

“En Dana Hospital tenemos el protocolo de castrar a los cachorros cuando ha terminado la vacunación, para que el paciente tenga sus defensas altas. Cuando se castra a un animal, sus defensas bajan y se vuelven propensos a enfermedades virales, algunas muy contagiosas en cachorros. Por ello es recomendado esperar a que tengan sus vacunas completas y no sacarlos a pasear como si nada, sino esperar a que se repongan y no exponerlos a los peligros que puede haber en el hospital, en la casa o incluso en el vecindario”, explica Paniagua.

El médico veterinario resalta la importancia de no dejar que la perrita tenga ningún celo. “Entre menos celos tenga, menos probabilidades de que desarrolle enfermedades a futuro pues hay menos producción de hormonas. La castración disminuye la probabilidad de sufrir tumores, infecciones en el útero, mastitis, etc.

Si se castra a una perrita hasta los tres años por ejemplo, es probable que ya haya tenido cinco celos. Entonces la probabilidad de que pueda padecer tumores más adelante aumenta en un 45%. El primer celo aparece entre los 6 a 7 meses, por ello entre antes se le castre, mejor”, añade el especialista.

Si deseas realizarle una castración a tu mascota o deseas consultar sobre su salud reproductiva, acude a Dana Hospital Veterinario y ellos con gusto te atenderán.

 

 

Fuente: doctor José Paniagua Ferrari médico veterinario en Dana Hospital Veterinario. Licenciado José Daniel López, especialista en hábitat, Arca de Noé.