La importancia de las vacunas en las mascotas

Una mascota vacunada favorece la salud de toda la familia, ya que evita la propagación de microorganismos. Conoce los esquemas indicados y otras recomendaciones a tener en cuenta.

×

Las vacunas fortalecen el sistema inmune de las mascotas, las protege contra virus y bacterias, ayudan a prevenir y controlar enfermedades que podrían ser debilitantes, incluso mortales, indica Astrid Nohemy Jiménez Moreno, médica veterinaria de Dana Hospital Veterinario.

La vacunación en perros y gatos es bien conocida en muchos hogares, sin embargo también está indicada para mascotas consideradas exóticas, como los hurones y los hámster, por lo que debes consultar con el veterinario.

ANTES DE VACUNAR POR PRIMERA VEZ

Cuando las mascotas llegan recién nacidas a casa, debes esperar a que alcancen la edad indicada para la vacunación. En caso de los perros es a partir de las seis semanas de vida, y en los felinos entre las ocho y 12 semanas.

Si no conoces la edad de la mascota, Jiménez recomienda convivir con el perro o gato por unos 15 días, periodo de incubación de la mayoría de enfermedades virales o bacterianas. Durante este tiempo debes observar el comportamiento, apetito, consumo de agua, consistencia de heces, presencia de parásitos en las heces, cambios en el comportamiento u otra sintomatología, indica la veterinaria.

Tanto en cachorros como en felinos, se recomienda completar el esquema de vacunación antes de transcurrido el primer año de vida. Para los caninos adultos, la vacunación debe ser anual.

Aunque algunos consideran la vacuna contra la tos de las perreras como opcional, Jiménez sugiere aplicarla, debido a que fortalece el sistema inmune contra esta enfermedad que es cada vez más común.

En los felinos adultos, el esquema de vacunación también debe ser anual. En caso te saltes la fecha, acude al veterinario para retomarla lo antes posible.

EFECTOS SECUNDARIOS Y CUIDADOS POSTERIORES

Algunas reacciones comunes en caninos y felinos pueden incluir apatía, dolor al interactuar con ellos, falta de apetito y de sed, así como fiebre. Estos malestares suelen durar entre 24 y 48 horas.

Las reacciones menos comunes, y que pueden requerir atención del veterinario, incluyen vómitos, diarrea, hinchazón de párpados y labios, picor generalizado, inflamación en el área donde se administró la vacuna y choque anafiláctico (reacción alérgica que dificulta respirar).

Las recomendaciones de Jiménez, después de vacunar a tu mascota son:

  • Ayúdale a permanecer en un ambiente tranquilo y confortable.
  • Provéele de agua, alimento fresco y libre acceso para moverse de un lugar a otro.
  • No manipules el área del cuerpo en donde le fue administrada la vacuna.
  • Permanece atento a cualquier efecto secundario que pueda presentarse y comunícate con tu veterinario.

Noe dice…

Llevar el control de las vacunas aplicadas a tu mascota es proveerle una mejor y más larga vida.

Publicado el