Llegó la temporada de la pirotecnia

Prepárate para estos momentos festivos que resultan un poco incómodos para tu mascota.

Esta temporada es de muchas celebraciones. Además de comida y tradiciones, es la temporada en la que más pirotecnia se quema, más que cualquier otra época del año. Definitivamente quienes menos la disfrutan son las mascotas.

El miedo más que ser negativo, es una respuesta del animal para activar sus mecanismos de supervivencia. El miedo que sienten los pone en alerta ante posibles peligros y los hace ser precavidos e incluso, buscar un refugio.

Por lo general, cuando un perro siente mucho miedo, este lo demuestra en formas muy evidentes: intenta escapar, se contrae contra el suelo, tiembla, ladra, gruñe e incluso puede llegar a defecar o agredir para defenderse. Además, se dilatan sus pupilas, echa las orejas hacia atrás y esconde la cola entre las patas.

¿QUÉ HACER ANTE ESTAS SITUACIONES?

Ante esta situación, hablarle cariñosamente y acariciarlo no lo va a aliviar. Al contrario, esto potencia su miedo y lo verá como algo positivo, de lo cual puede obtener una recompensa (la caricia para calmarlo). Sin embargo, la compañía y permitirle que se refugie en donde se sienta seguro, será la mejor estrategia para calmar sus ansias.

El miedo que los perros muestran a la pirotecnia es el mismo que muestran con las tormentas. En estos casos, acompañarlo es la clave, así se sentirá protegido. Posiblemente escogerá su rincón preferido para esconderse y tu debes facilitárselo. Además, acércale su agua y comida pues saldrá cuando se sienta más seguro. Cierra las ventanas y cortinas si es posible, pero en ninguna circunstancia, lo obligues a salir a la calle o a intentar que actúe con normalidad. El miedo es pasajero y tu compañía es vital. Él haría eso y más por ti y al terminar la pirotecnia, podrás seguir con la fiesta y el podrá descansar un rato.

Los gatos también reaccionan con miedo ante los ruidos muy fuertes de bombas y cohetes. Sin embargo, sus señales a veces pasan desapercibidas pues tienden a ocultarse en lugares muy lejanos de los humanos para escapar de lo que temen.

Lo que no debes hacer

Debes evitar encerrarlos en una jaula o atarlos con una correa por el miedo de que escapen. Si, intentarán escapar, pero hacer lo anterior solo hará que se lastimen al intentarlo. Tampoco los castigues, solo aumentarás su ansiedad, ni pensar en encerrarlos ni gritarles para que se tranquilicen.

Si tienes un cachorro de perro o gato, debes saber que su primera experiencia con la pirotecnia lo marcará de por vida. Por lo tanto, acompáñalos especialmente en esta fecha. No debes mostrar mucho interés pues no se le debe dar protagonismo al miedo. Observa cual es su reacción y busca situaciones que le den tranquilidad, como un juguete o un juego especial. Y si prefiere quedarse quieto, quedarte a su lado será la mejor opción.

Algunos dueños de mascotas prefieren medicarlos con un mes de anticipación con medicamentos homeopáticos. La administración de este tipo de medicinas, que funcionan por acumulación, debe planificarse con el veterinario, pues si se dan a última hora, no funcionarán. La planificación de este método puede reducir efectos importantes en la mascota, durante el episodio de pirotecnia. Entre ellos, posibles ataques de epilepsia o incluso infartos, en animales muy sensibles. También existe tratamientos a base de feromonas, pero siempre debes consultar con tu veterinario de confianza sobre esta y otras técnicas de relajación que puedas utilizar con tu mascota.

 

Fuente: Revista Muy Interesante, Muy Mascotas. Veterinario Danilo Arís, de Dana Hospital Veterinario.