Toxoplasmosis, ¿qué es y cómo prevenirla?

Aunque se trata de una enfermedad parasitaria común en gatos, es importante controlarla y prevenirla para evitar su transmisión en otras mascotas y sus dueños.

×

El parásito T. gondii es el causante de la infección conocida como toxoplasmosis. De acuerdo con el veterinario Brian Haroldo Pérez Mazariegos, de Dana Hospital Veterinario, “existen 200 especies de animales afectadas por toxoplasmosis. Entre los animales domésticos están los gatos, ovejas, cabras, cerdos, y en menor cantidad los caballos, perros y vacas”.

Se transmite por “el consumo de carne o agua contaminada con quistes (huevos) de T. gondii, pero el gato es un huésped intermediario en donde se desarrolla el parásito, aunque no es la principal fuente de transmisión en el humano”, indica.

En gatos que viven dentro de la casa, la fuente más común de infección son las sobras de carne sin cocinar o la carne cruda, principalmente de cerdo, explica una publicación de la American Veterinary Medical Association. La leche y productos lácteos no pasteurizados, así como el consumo de frutas y verduras sin lavar también pueden ser las causas de esta infección.

¿Una enfermedad de gatos?

Si bien la toxoplasmosis se presenta en otros animales, los gatos la padecen con mayor frecuencia. Se considera que la tercera parte de la comunidad de gatos en Estados Unidos ha desarrollado anticuerpos contra el T. gondii. El parásito puede vivir en los tejidos del gato durante toda su vida. En un inicio el felino puede excretar millones de quistes en sus heces diariamente durante varios días. El contacto con esta materia puede ser la causa de contaminación en otros animales y seres humanos.

Los gatos que eliminan los quistes del parásito no llegan a verse enfermos, sin embargo, en otros se pueden desarrollar consecuencias como neumonía, daños en el hígado, letargo, pérdida de apetito, tos, dificultad para respirar, diarrea, ictericia, ceguera, cambios de personalidad y problemas neurológicos.

El tratamiento adecuado

No existe un medicamento específico para eliminar la toxoplasmosis, sino el tratamiento de los diferentes síntomas. En casos extremos, por ejemplo, afección neurológica o deshidratación, puede requerir hospitalización.

El veterinario es el profesional indicado para dar recomendaciones. En perros pueden administrarse antibióticos, en gatos se usan corticoides tópicos o sistémicos. Nunca debes proveer medicamento a tu mascota sin antes haber sido revisada por un especialista y sin las pruebas diagnósticas requeridas.

Consejos para prevenir la toxoplasmosis

Debido a que la principal fuente de transmisión del T. gondii es el consumo de carne o agua contaminada, Pérez Mazariegos resalta la importancia de manejar prácticas de higiene en la preparación de alimentos como carne, principalmente de cerdo. Otras recomendaciones son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de trabajar con tierra, manipular carne cruda, verduras y frutas crudas, así como productos lácteos no pasteurizados.
  • Lavar bien las frutas y verduras.
  • Evitar el consumo de productos lácteos no pasteurizados.
  • Mantener al gato dentro de la casa.
  • No permitir que el gato cace roedores o aves.
  • No alimentar al gato con productos crudos.
  • Cambiar la caja de arena antes de que los quistes del T. gondii se vuelvan más infecciosos.
  • Eliminar la arena usada de forma segura, en una bolsa de plástico sellada.
  • Evitar que el gato tenga pelo largo en su cola.

Noé dice…

Nunca debes proveer medicamento a tu mascota sin antes haber sido revisada por un especialista y sin las pruebas diagnósticas requeridas.

Fuentes: Brian Haroldo Pérez Mazariegos, médico veterinario de Dana Hospital Veterinario. American Veterinary Medical Association. Cdc.gov. Barkyn.es. Hvnachomenes.com.

Publicado el