Daño es irreparable en Laguna de Lachuá

El Parque Nacional Laguna de Lachuá, en Cobán, Alta Verapaz, atraviesa la peor crisis desde que fue creado, hace 37 años, debido a la depredación que pobladores de algunas comunidades de ese departamento e Ixcán, Quiché, causaron en el área núcleo, cuyo daño ha sido catalogado como irreparable.

Unos tres mil 300 árboles fueron talados en el Parque Laguna de Lachuá.
Unos tres mil 300 árboles fueron talados en el Parque Laguna de Lachuá.

De acuerdo con la administración del Parque y la jefatura regional del Instituto Nacional de Bosques (Inab), el daño a la flora ha puesto en riesgo la vida de la mayoría de especies animales que habitan esa área protegida y el turismo bajó 20 por ciento en las últimas semanas.

Además, el 11 de marzo último, unos tres mil pobladores de 36 comunidades de Alta Verapaz y de Ixcán, Quiché, que se encuentran en la Franja Transversal del Norte talaron unos tres mil árboles en la selva virgen de ese sitio, pues culparon al Inab y al Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) del estancamiento en el proceso de construcción y asfalto de una carretera ubicada a ocho kilómetros de Ixcán.

Daños severos

Personal del Inab y del Conap trabajaron más de un mes en la evaluación de los daños causados a la selva tropical del Parque Laguna de Lachuá, y afirmaron que aún se observa a los costados de la carretera la gran cantidad de árboles talados.

Alejandro Argueta, jefe regional del Inab para Alta y Baja Verapaz y de Ixcán, declaró que la situación es difícil para la flora y fauna del Parque, ya que los campesinos talaron más de tres mil 300 árboles en unas cinco hectáreas.

“El impacto a la biodiversidad es terrible, y por nuestra experiencia consideramos que es muy difícil que se recupere. Lo que le costó años a la naturaleza formar fue destruido en horas por la mano del hombre, lo que supone un grave delito y la persecución de los responsables se encuentra en manos del Ministerio Público”, dijo Argueta.

Según la cuantificación del Inab, más de 81 especies de árboles y plantas fueron afectadas, entre estas orquídeas, tilancias, heliconias y hoja de pacaya.

Argueta agregó que entre las especies forestales dañadas resaltan plumajillo, cedro y rosul.

Explicó que la tala cortó el paso aéreo para los monos aulladores, pues abarca 30 metros de cada lado del área núcleo.

Las autoridades también expresaron que los daños ponen en peligro especies animales como jaguar, mapache, mono, tejón, ocelote, tapir, zorro gris, pantera, porque su hábitat fue destruido.

Los funcionarios temen incendios originados en los árboles y hojas que fueron derribados.

Lorenzo Vásquez, un visitante del Parque, lamentó el daño en el lugar y expresó que esa situación es reflejo de que las autoridades no velan por que se respeten las leyes.

Añadió que la construcción de una carretera no justifica que se destruya un área protegida, por lo que demandó más seguridad en esa área protegida.