San Antonio Secortez, la aldea de Jakelin Caal donde pobladores migran por falta de desarrollo

Solo hay una escuela, no hay servicio de energía eléctrica ni agua entubada, y la mayoría de las familias dependen de lo poco que cultivan en el campo. Así es San Antonio Secortez, la remota aldea de Raxruhá, Alta Verapaz, de donde la pequeña Jakelin Caal partió junto a su padre hacia Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida.

En San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz, los vecinos carecen de servicios básico y para obtener algunos artículos deben caminar largas distancias. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)
En San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz, los vecinos carecen de servicios básico y para obtener algunos artículos deben caminar largas distancias. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Jakelin Caal, de 7 años, quien falleció en un hospital de El Paso, Texas, mientras estaba bajo resguardo de la Patrulla Fronteriza, se convirtió en el rostro de la migración, pues su caso refleja como la falta de desarrollo en comunidades rurales de Guatemala empuja a decenas de personas a migrar.

” href=”https://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/nios-del-relleno-sanitario-celebran-la-navidad
” /]
En San Antonio Secortez viven 427 personas, unas 83 familias. Casi nadie habla español, pues predomina el q’eqchi’. Para los vecinos de esa aldea hablar de desarrollo es algo complicado, ya que no hay inversión estatal, el empleo es escaso y las opciones para continuar en la escuela son inexistentes.
También lea: Guatemaltecos se unen y llevan alegría a connacionales de la caravana en Tijuana
Un ejemplo de estos es que solo hay una escuela de primaria y quien quiera continuar sus estudios debe viajar 38 kilómetros hasta el poblado más cercano. El costo del pasaje es de Q20 y solo sale un autobús al día, aseguran pobladores, quienes viven en casas de madera con techo de palma.


Además, en la comunidad no hay trabajo y los pocos jornales que se consiguen no son bien remunerados, pues con suerte una persona puede ganar Q40 al día, según el vecino Rolando Icó Caal, quien exige al Gobierno que los tome en cuenta en sus planes de desarrollo y se promueva la generación de empleo.
Vecinos de Raxruhá participan masivamente al funeral de Jakelin Caal.
Vecinos de Raxruhá participan masivamente al funeral de Jakelin Caal.
Después de un servicio religioso, familiares y amigos inician su trayecto hasta el cementerio, para inhumar a la niña de siete años.
Después de un servicio religioso, familiares y amigos inician su trayecto hasta el cementerio, para inhumar a la niña de siete años.
Un niño muestra una foto de Jakelin Caal, mientras encabeza el funeral, en Raxruhá, Alta Verapaz.
Un niño muestra una foto de Jakelin Caal, mientras encabeza el funeral, en Raxruhá, Alta Verapaz.
Las personas que acompañan el cuerpo de Jakelin Caal se desplazan por un camino rural en Raxruhá, Alta Verapaz, rumbo al cementerio.
Las personas que acompañan el cuerpo de Jakelin Caal se desplazan por un camino rural en Raxruhá, Alta Verapaz, rumbo al cementerio.
La menor que perdió la vida en Estados Unidos, viajó junto a su padre, en busca de un futuro mejor.
La menor que perdió la vida en Estados Unidos, viajó junto a su padre, en busca de un futuro mejor.
Familiares de la familia Caal cargan el féretro que lleva el cuerpo de Jakelin Caal, para su inhumación.
Familiares de la familia Caal cargan el féretro que lleva el cuerpo de Jakelin Caal, para su inhumación.
Bernardo Caal denunció que es una persecución política por defender los recursos naturales y al pueblo q'eqchi'. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
Varias mujeres acompañan al féretro de Jakelin Caal, pese a las condiciones del camino.
Varias mujeres acompañan al féretro de Jakelin Caal, pese a las condiciones del camino.
El cuerpo de Jakelin llega al cementerio de Raxruhá, Alta Verapaz, lugar que será su última morada.
El cuerpo de Jakelin llega al cementerio de Raxruhá, Alta Verapaz, lugar que será su última morada.
Cuerpo de la niña Jakelin Caal, fue trasladado a Guatemala, el domingo recién pasado.
Un altar en honor a Jakelin Caal se observa en Raxruha, Alta Verapaz.
Un altar en honor a Jakelin Caal se observa en Raxruha, Alta Verapaz.
En San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz, se ubica la casa de Jakelin Caal.
En San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz, se ubica la casa de Jakelin Caal.
La familia de Jakelin Caal, la niña inmigrante que murió el pasado 8 de diciembre bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, espera la llegada del féretro con el cuerpo de la menor.
La familia de Jakelin Caal, la niña inmigrante que murió el pasado 8 de diciembre bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, espera la llegada del féretro con el cuerpo de la menor.
Familiares y amigos esperan los restos de Jekelin en  San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz.
Familiares y amigos esperan los restos de Jekelin en San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz.
Mujeres indígenas preparan tortillas en la casa de Jakelin, mientras esperan la llegada del cortejo fúnebre.
Mujeres indígenas preparan tortillas en la casa de Jakelin, mientras esperan la llegada del cortejo fúnebre.
Vecinos de Jakelin Caal, observan el cuerpo de la menor dentro del féretro, donde fue transportada vía terrestre, desde Guatemala.
Vecinos de Jakelin Caal, observan el cuerpo de la menor dentro del féretro, donde fue transportada vía terrestre, desde Guatemala.
En un ataúd blanco fue repatriado el cuerpo de la niña Jakelin Caal, muerta hace dos semanas en un hospital de Estados Unidos bajo custodia después de cruzar la frontera con su padre.
En un ataúd blanco fue repatriado el cuerpo de la niña Jakelin Caal, muerta hace dos semanas en un hospital de Estados Unidos bajo custodia después de cruzar la frontera con su padre.
su familia esperó por varios días, en la remota aldea indígena de San Antonio Secortez, Alta Verapaz.
su familia esperó por varios días, en la remota aldea indígena de San Antonio Secortez, Alta Verapaz.
Un largo trayecto de unas 10 horas tardó el cortejo hasta la comunidad rural del municipio maya-q’eqchi’ de Raxruhá.
Un largo trayecto de unas 10 horas tardó el cortejo hasta la comunidad rural del municipio maya-q'eqchi' de Raxruhá.
Globos blancos con mensajes para Jakelin Caal, fueron colocados arriba del ataúd de la menor.
Globos blancos con mensajes para Jakelin Caal, fueron colocados arriba del ataúd de la menor.
La niña salió con su padre Nery Caal, de 29 años, el pasado 30 de noviembre, rumbo a Estados Unidos.
La niña salió con su padre Nery Caal, de 29 años, el pasado 30 de noviembre, rumbo a Estados Unidos.

La mayoría de gente depende del poco maíz y achiote que cultivan en sus pequeñas parcelas. Esas condiciones de pobreza obligan a muchas personas a emprender el viaje en busca del sueño americano. Los últimos registros dan cuenta que en de la aldea en las últimas semanas unas 14 parejas -esposo- se han ido para Estados Unidos, aunque, según el poblador Óscar Putul Xol, con lo ocurrido a Jakelin ahora las personas lo piensan dos veces antes de emprender el viaje.
Familiares de Jakelin Caal lloran su muerte. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Algunos vecinos aseguran que en la comunidad la unida forma de acceder a la energía eléctrica es por medio de paneles solares; sin embargo, ese es un lujo que no todos pueden darse. En esas condiciones estar comunicado también es complicado, pues ante la inexistencia de ese servicio es complicada tener un radio receptor o un teléfono celular.

También lea: Cuerpo de Jakelin Caal arriba a aeropuerto La Aurora

Desesperados

Con la llegada de los restos de Jakelin, la consternación en el pueblo es evidente, aunque para los parientes de la pequeña el pesar es doble, pues están conscientes de que deben cancelar el dinero que prestaron para pagar a los coyotes que llevaron la niña y a su padre, Nery Caal, pues de lo contrario perderán el terreno que hipotecaron para obtener el efectivo.

Vecinos de San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz, durante el funeral de Jakelin Caal. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Gloría Isabel Caal, tía de Jakelin y hermana de Nery, hizo un llamado al gobierno de Estados Unidos para que deje trabajar a su pariente en aquel país, pues deben pagar las deudas que adquirieron para el viaje y en la comunidad no hay suficiente trabajo para  saldar ese compromiso.

Problema a gran escala

De acuerdo con autoridades ediles de Raxruhá, la migración es un problema generalizado, pues se sabe que en los últimos días unas 200 familias de todo el municipio se han ido en busca del sueño americano.

Claudia Maquín junto a sus hijos Angela Sucely, 6 meses, Audel Jonathan, 9, y Elvis Aquiles, 5, ten su humilde vivienda, en San Antonio Secortez, la remota aldea de Raxruhá, Alta Verapaz.  (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

El alcalde del lugar, César Castro, confirmó que muchas familias parten hacia ese país del norte. Agregó que en el caso de la familia de Jakelin, la comuna con apoyo del Gobierno construirá una casa formal y gestionará la instalación de un panel solar para que tengan acceso a la energía eléctrica.

También lea: El sur de México capta a miles de guatemaltecos para trabajar en el sector agropecuario

Por una vida mejor

Con mensajes de “te amamos” y “te extrañamos” escritos en globos y carteles, familiares, amigos y vecinos dan el último adiós a Jakelin en la vivienda de sus abuelos, que funciona como una capilla improvisada. La menor será sepultada en el cementerio de Raxruhá el día de Navidad.
“Casi todo el mundo siente el dolor que sentimos nosotros”, agregó Carlos Caal en la casa, que al igual que la mayoría de las viviendas del lugar, está construida con paredes de madera y techo de hojas de palma.

El pasado 30 de noviembre Nery Caal, 29, salió junto con su hija Jakelin rumbo a Estados Unidos en busca de trabajo, según relató en idioma q'eqchi' su esposa y madre de la niña, Claudia Maquín.

La abuela paterna de Jakelin, Elvira Choc Cus, está conmovida por lo sucedido a su nieta. En la aldea las familias viven en casas de madera y techo de palma.  (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

“Ellos -Nery y Jakelin- se fueron porque aquí no alcanza el dinero, se fueron a buscar trabajo, lástima que la niña se murió”, agregó Fernando Cas, poblador de la aldea vecina de San Isidro durante el funeral de la menor.

De acuerdo con una encuesta oficial, publicada en 2015, el 59.3% de los 16.1 millones de guatemaltecos vive en condiciones de pobreza, que alcanza a casi 80% de las comunidades indígenas.

Con información de AFP

Le puede interesar

> Zoológico La Aurora les festeja la Navidad a los animales
> Lustradores que migraron de Quiché a la capital sueñan con estudiar en la universidad
> No se deje sorprender, robos y estafas se incrementan durante las fiestas de fin de año