Piden perdón a cerro para prevenir accidentes 

Guías espirituales de San Martín Jilotepeque efectuaron ceremonias en la ruta al municipio, con el fin de pedirle perdón al cerro Chicoroy para que las tragedias viales disminuyan.  

Guías espirituales participan en ceremonia en el cerro Chicoroy. (Foto Prensa Libre: José Rosales).
Guías espirituales participan en ceremonia en el cerro Chicoroy. (Foto Prensa Libre: José Rosales).

Dimas Atz Mejía, uno de los organizadores del evento, señaló que la última ceremonia -del lunes último- se efectuó de acuerdo con el calendario Maya -260 días-. Añadió que  el objetivo es darle una ofrenda al cerro y a la madre tierra a través del fuego sagrado, ante el deterioro y la explotación de la naturaleza.

La carretera que conduce de la cabecera al municipio atraviesa el cerro, y según los guías espirituales, nunca ha existido un respeto hacia el lugar, principalmente por parte de algunos pobladores y trasportistas.

Indicaron que efectuaron un análisis y consideran que los accidentes de tránsito que ocurren con frecuencia en esa carretera se deben al irrespeto hacia el cerro, por lo que hicieron la ceremonia para pedirle permiso a la madre tierra para poder pasar por el lugar.

Mejía explicó que el cerro Chicoroy abarca gran parte de la ruta a San Martín Jilotepeque y que el centro se ubica en el km 66.5, donde se han registrado los accidentes de tránsito más letales de los últimos años.

Recordó que en el 2000, unas 30 personas murieron cuando un autobús chocó contra un paredón en el referido kilómetro. Resaltó que el accidente más trágico fue el 9 de septiembre del 2013, cuando un bus se los Transportes San Martineca cayó un abismo con cauda de decenas de muertos.

Video publicado en el 2013

https://www.youtube.com/watch?v=k9TQfENve7U

Leyenda

“El cerro llama sangre y esto tiene una explicación, la historia cuenta que una mujer de nombre Juana Jolom Mux sufría de mutaciones y se convertía en coyote, pero al parecer prefirió vivir de esa forma en las montañas del lugar. Cada vez que  ocurrirá un percance aparece en la carretera y advierte lo que sucederá”, relató el guía espiritual.

Santos Osorio, sacerdote maya, dijo que el espíritu de muchas de las personas que han muerto en ese lugar no ha encontrado el descanso eterno y divagan en el área. “Esta ceremonia busca lograr ese consuelo y que Dios los reciba en su reino, por aparte estamos pidiéndole perdón y disculpas al cerro por el daño que le hemos causado”, afirmó.

En el 2000, unas 30 personas murieron cuando un autobús chocó contra un paredón en el km 65.5 de la ruta de Chimaltenango a San Martín Jilotepéque. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Tres años

Resaltó que esta ceremonia comenzó a efectuarse luego del accidente de bus del 9 de septiembre del 2013. “Hoy estamos pidiendo por aquellos que han perecido en esta ruta; el fuego sagrado nos ha indicado que los accidentes disminuirán cuando exista un mayor respeto de los trasportistas y estos no excedan los límites de velocidad”, aseguró.

Albertina Jacobo, vecina de San Martín Jilotepeque, comentó que asistió a la ceremonia para recordar a algunos amigos y vecinos que han muerto en los accidentes de tránsito en el área.


María Cum, otra participante, expresó que es necesario que exista más conciencia y responsabilidad de los pilotos para cuando circulan por esa carretera, ya que aún existen abusos de velocidad y sobrecarga en las unidades.

“Si el cerro nos está pidiendo respeto cuando se pasa por este lugar, hay que tomarlo en cuanta para evitar que más sangre se derrame”, resaltó.

Julio Bala, concejal del referido municipio, dijo que para disminuir los accidentes han capacitado a los pilotos del trasporte extraurbano.

Para leer más: Accidentes de tránsito dejan huellas imborrables