La emotiva historia de la cocatedral de Chimaltenango que se llenó de fotos de feligreses durante la crisis del coronavirus

Los templos permanecen cerrados por el coronavirus en Guatemala, pero un grupo de sacerdotes se las ingenió en Chimaltenango para que los fieles estén presenten en fotografías colocadas en las bancas.

El padre Emilio Alvarado permanece entre las bancas de la concatedral de Chimaltenango, donde estas lucen las fotografías de los feligreses. (Foto Prensa Libre: Cortesía).
El padre Emilio Alvarado permanece entre las bancas de la concatedral de Chimaltenango, donde estas lucen las fotografías de los feligreses. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

Esta iniciativa se impulsa en la concatedral de Nuestra Señora de Santa Ana, en la ciudad de Chimaltenango, y aunque el templo permanece cerrado, la fe y el ingenio se mezclan mientras pasa esta crisis sanitaria por el covid-19.

El párroco Emilio Alvarado explicó que junto a otros cuatro sacerdotes se percataron de la iniciativa de un sacerdote italiano que colocó fotos de feligreses en las bancas.

Esto despertó en ellos el interés de pedir por medio de Facebook fotografías a sus fieles y pegarlas en las bancas.

La convocatoria ha tenido éxito, ya que en dos semanas han reunido 700 fotografías y aún hay espacio para otras 300 en la iglesia.

Alvarado indicó que es difícil mantener cerrado el templo, pero se deben acatar las disposiciones sanitarias y usar la creatividad mientras dure la ausencia de los fieles.

Destacó que en cada fotografía aparecen entre ocho y 10 personas, aunque en algunas aparece uno  o hasta 20 feligreses.

Las fotos de feligreses permanecen en las bancas de la concatedral de Chimaltenango. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

El religioso resaltó que los fieles han visto con buenos ojos este proyecto y afirman que esto los ayuda a mantener su fe.

Y mientras el silencio reina en el recinto y en los salones de reuniones, la fe y la armonía se mantiene entre los feligreses y el grupo de sacerdotes.

Feligrés expresa sentimientos

El padre Alvarado añadió que una feligrés destacó en redes sociales: “Ha sido un experiencia diferente, muy enriquecedora, porque nunca había vivido tan de cerca tanto lindo detalle, en silencio, en paz, sin distracciones, entregada a vivir con fe cada momento eucarístico”.   

Vista del interior de la concatedral de Chimaltenango, donde resaltan las fotos de los feligreses. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

Agregó: “Está vacía -la iglesia-, hace falta la gente, pero espiritualmente muchos, muchos estamos presentes”.  

Vista de las bancas desde el altar de la concatedral de Chimaltenango, donde resaltan las fotos de los feligreses. (Foto Prensa Libre: Cortesía).
El párroco Emilio Alvarado prepara las fotos para pegarlas en las bancas. (Foto Prensa Libre: Cortesía).

El párroco recordó que el domingo 12 de abril efectuaron una actividad religiosa en la terraza de unos de los salones del templo, pues el objetivo fue bendecir a la feligresía.