Coranovirus: Doña Mary lleva esperanza a familias que no tienen alimentos

Para apoyar a familias que ya no tienen que comer en este estado de calamidad, Mary Reyes de Pérez, una vendedora de granizadas de Retalhuleu, aporta su granito de arena para llevar alimentos a personas que realmente lo necesitan.

 Mary Reyes entregó alimentos a 30 familias que ya no tenían qué comer en el barrio Monterrey de la zona 4 de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Mary Reyes entregó alimentos a 30 familias que ya no tenían qué comer en el barrio Monterrey de la zona 4 de Retalhuleu. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

Doña Mary, como la llaman por cariño, se dedica a vender granizadas en la zona 5 de Retalhuleu e invierte parte de sus ganancias para comprar víveres para compartir con quienes sufren por la falta de empleo ante la pandemia de coranovirus.

Las familias que fueron beneficiadas habían colocado banderas blancas en señal de que ya no tenían qué comer, por lo que se les llevó frijol, arroz, aceite, harina, huevos y azúcar, en una ración que estimado en Q75, lo que podría alcanzarles para tres días.

Según Reyes, decidió comprar alimentos para las personas que no tienen ingresos para subsistir, y les dio prioridad a los ancianos y madres solteras, porque no pueden salir a las calles en busca de víveres.

“Platiqué con mis hijos sobre el deseo que tenía en mi corazón y me apoyaron en buscar a familias que realmente lo necesitaban, y en el barrio Monterrey había personas que colocaron banderas blancas en señal que ya no tenían comida”, dijo Reyes.

Francisco Citalán, de 72 años, comentó que no tiene trabajo y está preocupado porque ya no tienen comida con su esposa, y agradeció el gesto de doña Mary, por los alimentos que les brindó, porque es de beneficio para ellos, ya que no han recibido apoyo del Gobierno.

Los beneficiados colocaron una bandera blanca en señal que ya no tenían comida. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

“Es la primera ayuda que me han regalado y por eso estoy agradecido, y por ahora tenemos comida para una semana aproximadamente, y pido a las autoridades que se acuerden de nosotros porque verdaderamente ya no tenemos qué comer”, expresó Citalán.

Luis Pérez, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode), aseguró que hay varias familias que necesitan ayuda, y se les pidió a los vecinos más necesitados que pusieran señales, y de esta forma se logró el apoyo de parte de Reyes.

La vendedora de granizadas se ha caracterizado por ser una persona trabajadora y, según ella, de las bendiciones que ha recibido quiere aportar a la población que lo necesita.

Las raciones de alimentos que fueron entregadas a las familias les durarán aproximadamente tres días. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
Mary Reyes de Pérez se dedica a vender granizadas en su vivienda, y parte de sus ganancias lo utiliza para compra alimentos y compartir con las personas que lo necesitan. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
0