Grupo se atribuía hechos criminales para extorsionar a familiares de víctimas

Integrantes de la estructura criminal Mashico, que opera en la Costa Sur y Chiquimula, fueron capturados este sábado 23 de marzo, y según las autoridades, aprovechaban la vulnerabilidad de las familias de víctimas de extorsión para simular que eran ellos los delincuentes y continuar con los cobros.

Las capturas de los presuntos extorsionistas se registraron en tres departamentos. (Foto Prensa Libre: PNC).
Las capturas de los presuntos extorsionistas se registraron en tres departamentos. (Foto Prensa Libre: PNC).

La PNC informó que para lograr las cinco capturas de la banda criminal se ejecutaron 13 allanamientos en Escuintla, Retalhuleu y Chiquimula. Al grupo se les atribuye ocho víctimas mortales y otras ocho que eran extorsionadas.

Pablo Castillo, portavoz de la PNC, informó que los capturados ubicaban a familiares de personas que han muerto por violencia y “se atribuían ellos el hecho criminal”, explicó Castillo.

Luego, amenazaban a la familia de la víctima con matar a otro miembro si no les pagaban cierta cantidad de dinero que les exigían por medio de depósitos en cuentas bancarias.

No deje de leer: Mujer cansada de que autoridades no actuaran detiene y amarra a supuesto ladrón

Capturados

  • Jorge Tomas Minera Jerez, alias Mashico, líder de la estructura criminal.
  • Amarilis Alonzo Castillo, coordinadora financiera. Detenida en Chiquimula por extorsión.
  • Juan Carlos Zúñiga capturado Siquinalá, Escuintla.

La denuncia es la mejor arma contra extorsionistas que amenazan a diario la vida de los guatemaltecos y agobian a todos los estratos sociales.

Según el testimonio de algunas víctimas, el inicio de las extorsiones coincide con el mayor acceso a comunicación telefónica desde el 2000, pero desde hace una década este delito cobró auge, se extendió y en la actualidad azota a casi todos los sectores: vecinos, comerciantes, empresarios, escuelas, tortillerías, tenderos, panaderías, trabajadoras del sexo, transportistas y pilotos.

Algunos han perdido la vida por haberse negado a pagar o por atrasarse en alguna cuota que les exigían los delincuentes. El temor a los asesinatos es el perverso aliado que usan estas bandas, pero la valentía ciudadana al denunciar ha servido para desarticular a diversas estructuras, varias de las cuales operan desde las cárceles en donde aún es posible sacar llamadas de celular.

Contenido relacionado

Pasajero frustra asalto, deja un presunto delincuente muerto y otro herido

Cámara registra a hombre que por segunda vez se roba focos que alumbran negocio de Cobán

Agente de la PNC solía amenazar con un fusil a vecinos de Santa Elena

 

0