Los Atus no tendrán electricidad y las familias compartirán áreas generales para el aseo personal

Veintinueve familias sobrevivientes a la erupción del Volcán de Fuego fueron trasladadas este martes a los Albergues Transitorios Unifamiliares (Atus), construidos en terrenos de la finca La Indsutria, en el kilómetro 59 de la ruta al suroccidente del país, Escuintla. Las familias compartirán los sanitarios, duchas y pilas para lavar ropa y un área general en donde habrá energía eléctrica, para cargar las baterías de los celulares. 

La familia Dávila considera que el Albergue Transitorio Unifamiliar (Atus) les queda pequeño; aseguran que ahí se siente mucho calor y no hay donde conectar ventiladores. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)
La familia Dávila considera que el Albergue Transitorio Unifamiliar (Atus) les queda pequeño; aseguran que ahí se siente mucho calor y no hay donde conectar ventiladores. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

El éxodo de las familias, quienes habían estado albergadas por 58 días en la escuela José Martí, en la zona 2 de Escuintla, comenzó a eso de las 8:30 horas. 


Picops particulares y camiones del Ejército fueron utilizados para trasladar las pertenencias de los sobrevivientes de la tragedia que el 3 de junio último destruyó San Miguel Los Lotes.

“Se siente mucho calor, es pequeño y no tenemos ni tan siquiera para poner a cargar un celular”, decían algunas personas al llegar a los Atus, en donde se reubicará a 94 familias en cuatro días. Son 348 personas en total las que serán llevadas a esos albergues. 

Los Atus no cuentan con energí­a eléctrica, solo tienen una bombilla alimentada por un panel solar. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

Federico Mijangos Marroquín, damnificado, dijo que “al menos” tendrán privacidad, en comparación a la forma en que vivían en los albergues, pero que los nuevos son pequeños. “Nosotros solo somos tres, pero hay familias que son numerosas y van a estar incomodas”, manifestó.

Mijangos agregó que otra de las desventajas de estos albergues es que no cuentan con energía eléctrica. “Nosotros necesitamos al menos algo de distracción, no podemos conectar una televisión, mucho menos un ventilador para palear el calor que se siente aquí adentro, ya me imagino por la noche cómo vamos a sufrir con el clima”, expresó.

Laureano Dávila García, otro sobreviviente, se sentía muy alegre por el traslado y espera que el Gobierno Central cumpla con la construcción de las casas formales ofrecidas y que no vayan a dejarlos en el olvido.

Dávila coincidió en que dentro del Atus se siente mucho calor, que afectará sobre todo a los niños. “Venimos de un lugar donde lo perdimos todo, después nos llevaron a un albergue y ahora nos traen aquí y no sabemos cuándo nos van a dar nuestras casitas formales”, señaló.

Karen Mijangos Tuchan, otra de las víctimas, dijo que uno de los mayores problemas que ven en su nuevo hogar es el difícil acceso al casco urbano. “Aquí donde nos trajeron estamos lejos de los mercados, si queremos ir a comprar algo no sabemos cómo le vamos a hacer”, comentó.

Resaltó que aunque quieran salir del albergue para refrescarse será difícil pues hay pocos árboles. “Donde vivíamos el clima era fresco, considero que para todos aquí será un infierno con el calor, los niños se desesperan”, indicó.

Servicios colectivos

Las familias que ahora ocupan los Atus tendrán que compartir los servicios sanitarios, las duchas y las pilas donde podrán lavar la ropa; además, no podrán cocinar sus propios alimentos puesto que por el momento seguirán siendo proporcionados por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), a través del Fondo de Protección Social.

Los trabajos para la instalación del alumbrado público se demorará por una semana, si el clima lo permite. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

Tampoco contarán con servicio eléctrico dentro de los albergues, por lo que establecerán zonas colectivas donde podrán hacer uso de energía eléctrica para quienes necesiten cargar su celular. El alumbrado público no ha sido instalado, por ahora se colocan postes.

Rubén Herrera, delegado de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (Sosep), informó que fueron varias instituciones de gobierno las que apoyaron en la logística del traslado de las familias, entre estas: el Ministerio de la Defensa, la comuna de Escuintla, Sosep, la secretaria de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), el Ministerio de Salud y la Policía Nacional Civil.

Herrera resaltó que a cada familia se le entregó un Atus equipado con artículos básicos como catres con sus colchones, kits de higiene personal y limpieza, almohadas, toallas y otros artículos de uso personal.

Sin luz

Herrera comentó que para la iluminación interior de los Atus se colocaron paneles solares y se instaló una bombilla led, además, se gestiona con la Empresa Eléctrica de Guatemala la instalación del alumbrado público.

Resaltó que en los Atus no se dotará de energía eléctrica pues tienen elementos inflamables y se quiere evitar un corto circuito que podría desatar un incendio.

Pese a tener pocas pertenencias, las familias trasladadas a los albergues unifamiliares resultó pequeño, aseguran los sobrevivientes de la erupción del Volcán de Fuego. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

Consultado personal que trabaja en la instalación del alumbrado público este servicio podría estar listo en una semana, si las condiciones del clima lo permiten.

Steven Mejía, director del Fondo de Protección Social, refirió que desde el 10 de julio sirven los alimentos en los seis albergues colectivos habilitados en Escuintla; en donde han distribuido 100 mil raciones de comida y que se rigen por un programa que la Sosep envía cada día, de acuerdo a la cantidad de personas albergadas. 

Niños sobrevivientes a la tragedia por la erupción del Volcán de Fuego caminan en el área que habitarán mientras el Gobierno les entrega viviendas formales. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes)

Contenido relacionado:

> Se reanudaron trabajos de limpieza en la RN14
> Así quedó San Miguel Los Lotes después de la erupción del Volcán de Fuego
> Expertos instalan equipo para detectar lahares en el Volcán de Fuego