Guatemala

Conozca cómo el amor y esperanza unen a madres a hijos con discapacidad  

 “Es un amor de niño, es cariñoso y atento. Ya puede escribir su nombre”, así describe Marleny Pérez a su hijo Irving Contreras con discapacidad, con quien cada día se esfuerzan para salir adelante. 

Por Óscar García

Archivado en:

Ciudades Guatemala
Escarly Quiñonez junto a su hija Darlyn Rafael sueñan por un futuro mejor. (Foto Prensa Libre: Esbin García).
Escarly Quiñonez junto a su hija Darlyn Rafael sueñan por un futuro mejor. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

Como esta historia hay muchas en Guatemala, donde padres de familia junto a sus hijos con alguna discapacidad dan lo mejor para superar, una de estas es la de   Escarly Quiñonez y su hija Darlyn Rafael que tienen síndrome de Down, quienes son otro ejemplo de perseverancia.

Estas dos madres y sus dos hijos recibieron recientemente un aporte que da esperanza para comenzar un cambio y tener mejor estilo de vida. Marley y su hijo Irving ganaron un premio en el programa Soñando en Familia que se transmite por Guatevisión; mientras que, Escarly y Darlyn recibieron apoyo económico de un televidente del programa en mención.

Continuaremos con la historia de Irving, de 18 años, con discapacidad intelectual; además, sufre de convulsiones.

Junto a su mamá Marleny, 42, viven en una vivienda a la orilla del barranco en el sector La Isla, en la colonia Santa Fe, zona 13 de la capital.

Reforzar muro

Para llegar al inmueble hay que bajar por 20 gradas, las láminas y las vigas de madera muestran el paso del tiempo, sumado a esto, un muro de contención hecho de costales con tierra sostiene el inmueble, pero está deteriorado.

No deje de leer: Víctima de accidente de tránsito no se da por vencido

“Tenemos miedo de que el muro colapse y caigamos al barranco”, refiere Marleny, quien explicó que el efectivo del premio lo usará para reforzar el muro.  

Irving junto a su mamá -al centro- y hermana en la vivienda donde viven a la orilla de un barranco.
Irving junto a su mamá -al centro- y hermana en la vivienda donde viven a la orilla de un barranco.

Irving escucha atentó a su mamá, quien manifiesta que su anhelo cada día es luchar por un mejor futuro para el joven, quien a los 6 meses de edad quedó en la referida condición por una meningitis.

Marleny recuerda que recibir el diagnóstico médico fue difícil, pero junto a su esposo lucharon por el bienestar de Irving; sin embargo, hace seis años enfrentó otra situación adversa cuando su cónyuge falleció por insuficiencia renal.

Mientras junta sus manos y suspira, Marleny expresa que ha sido valiente para superar lo sucedido, pues su amor hacia su hijo la motiva cada día para lavar y planchar ropa ajena, trabajo con el que logra conseguir los casi Q1 mil mensuales para el tratamiento de su hijo.

Para leer más: Madre soltera se esfuerza por sus hijos con capacidades diferentes 

Irving Contreras junto a la bicicleta que usa para jugar. (Foto Prensa Libre: Esbin García).
Irving Contreras junto a la bicicleta que usa para jugar. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

Otros gastos 

La mayoría de las veces no logra reunir la referida cantidad, pues debe sufragar otros gastos como la alimentación, vestuario y educación del joven, quien recibe atención en el Instituto Neurológico de Guatemala.

Cómo todo joven, Irving tiene ilusiones, “me gusta estudiar y la bicicleta” afirma mientras juega en una vieja y pequeña bicicleta, cuyas llantas no giran. Luego carga a su conejo y fija su mirada hacia el abismo que está a escasos metros de la habitación donde duerme.

A diario, Marleny gasta Q15 en pasajes para llevar al joven a su centro de estudio; además, le da cuidados especiales cuando están en la vivienda, la cual está en área de riesgo, pero permanecen en el lugar, pues no tienen para pagar alquiler o compran un terreno.

Marleny afirmó que el inmueble aún necesita otras reparaciones como ser reforzado, colocar una baranda para el paso por las gradas y cambio de techo y vigas.   

Amor las une 

En la zona 5 de Mixco se vive la historia de Escarly Quiñonez, 29, y su hija Darlyn Rafael, 8, que tiene síndrome de Dowm. Al igual que Marleny, esta madre de familia consigue recursos económicos con lavado y planchado de ropa ajena.

“Hay días que nos va difícil, pues no siempre hay trabajo”, refiere, Escarly, quien también es viuda, pues su esposo falleció hace 10 meses por una enfermedad.

Su amor de madre y el vínculo de esperanza que la une a su hija ha tenido un aliciente, pues también participaron en el programa Soñando en Familia y aunque no ganaron el premio, un televidente les dio un aporte económico que ha sido utilizado para algunos exámenes médicos que necesita la menor.

Lea también: A sus 105 años, Matilde cumple su sueño y estudia segundo primaria

Darlyn también recibe atención en el Instituto Neurológico de Guatemala, donde ha superado gracias a las terapias.

La menor necesita otros exámenes, entre estos uno del corazón; además, necesita lentes, “ya habla, dice algunas palabras, también es colaboradora y le gustan las bicicletas, pero no tiene”, resalta la madre de familia.

Escarly lava ropa ajena para conseguir lo de las medicinas de su hija. (Foto Prensa Libre: Esbin García).
Escarly lava ropa ajena para conseguir lo de las medicinas de su hija. (Foto Prensa Libre: Esbin García).

Ambas viven donde un pariente, pues carecen de vivienda, dijo Escarly, quien añadió que el aporte económico del televidente les da esperanza, pues no puede tener trabajo fijo, ya que su niña requiere cuidados especiales.

“Agradezco a la persona que nos ayudó que Dios le bendiga, ya que nuestros hijos nos dan el anhelo de seguir luchando”, culminó la mamá de Darlyn.

Contenido relacionado

Jica muestra cómo la participación ciudadana es importante para el desarrollo de las comunidades 

Este es el desempeño del políglota Pedro Perebal, quien da la bienvenida a turistas en el aeropuerto

Conozca a la primera banda escolar de personas con síndrome de Down