Huehuetenango

Comunidades de Los Cuchumatanes almacenan y racionan el agua de lluvia

Mientras en varios sectores de la capital el agua se desperdicia de distintas maneras, en 10 comunidades situadas entre Chiantla y Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, los pobladores deben racionar ese recurso al máximo, pues solo pueden obtenerlo cada vez que llueve.

Por José M. Patzán

Captadores de agua familiares con capacidad para 2 mil 800 litros de agua, instalados en las comunidades de los Cuchumatanes.(Foto Prensa Libre: cortesía)
Captadores de agua familiares con capacidad para 2 mil 800 litros de agua, instalados en las comunidades de los Cuchumatanes.(Foto Prensa Libre: cortesía)

Desde el 2014, ambientalistas de la Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco), junto con representantes de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, impulsan un proyecto de captación de agua de lluvia en 12 pozos artesanales —seis familiares y seis comunales—, fabricados con recipientes de plástico, en los cuales se almacena el líquido, para abastecer a 150 familias durante el verano.

Las comunidades beneficiadas en Todos Santos Cuchumatán son Tuisoch, Chemal 1, Chemal, 2, Tuicog, Buena Vista y Chichim, y las de Chiantla son El Llano, Las Majadas, San José Las Flores y Buena Vista.

Este tipo de proyectos también se implementó el año pasado en San Juan Ixcoy.

Sin manantiales

Rolando Gómez, director de Fundaeco en Huehuetenango, aseguró que en la Sierra de Los Cuchumatanes no hay muchos nacimientos de agua ni sistemas de distribución por tubería, debido a que es un lugar de difícil acceso, por lo que los pobladores deben aprovechar el agua de lluvia mediante los mencionados mecanismos, lo cual no representa ningún costo.

“Los tanques se llenan en dos meses de invierno y al finalizar la temporada les dura el agua tres meses del verano. Eso sí, solo para consumo humano. Ellos saben que no la pueden desperdiciar”, aseguró.

Gómez agregó que gestionan con entidades no gubernamentales la instalación de más captadores de agua en otras comunidades como las de San Pedro Soloma.

“Hasta ahora hemos tenido buenos resultados con estos captadores. Es por eso que se quiere seguir en otros lugares donde no hay acceso al agua para el consumo. Esta es una parte alta donde es muy difícil el acceso para que se instalen servicios básicos, y a pesar de estar en una sierra no se tiene nacimientos de los que se puedan abastecer las comunidades”, explicó.

Gómez refirió que muchas familias de esos lugares se dedican a la agricultura, por lo que se impulsan sistemas de riego por goteo.

Lea también: Aumentan daños en calles por filtraciones de agua

Proyecto similar

Desde hace algunos años, personal de la Dirección General de Investigación de la Universidad de San Carlos de Guatemala instaló en el Corredor Seco mecanismos para recoger y aprovechar el agua de la poca lluvia que cae en esa región.

Aunque ese método no es nuevo en el mundo, en Guatemala se creó un modelo con láminas acanaladas que llevan el líquido a tanques plásticos.

Gerardo Arroyo, director general de Investigación, refirió que 11 de esos mecanismos fueron entregados al Ministerio de Agricultura, cuyas autoridades ampliaron el número e instalaron 70 unidades en esa región; además, mejoraron y ampliaron el tamaño de cada una.

Modelo ejemplar

El acceso al agua está relacionado con la protección de los bosques. Según datos de la Estrategia Nacional para el Abordaje de la Deforestación y Degradación de los Bosques en Guatemala, en 1950 la cobertura forestal era de seis millones 973 mil 924 hectáreas, cifra que en el 2010 se había reducido a tres millones 722 mil 595.

Un acuerdo emitido en febrero último por el Concejo de San Juan Comalapa, Chimaltenango, estipula que los vecinos que soliciten agua entubada deben plantar 300 árboles.

Los captadores de agua comunitarios tienen capacidad para 80 mil litros de agua.(Prensa Libre: cortesía)
Los captadores de agua comunitarios tienen capacidad para 80 mil litros de agua.(Prensa Libre: cortesía)

Las autoridades informaron que la resolución se aprobó luego de un acuerdo con líderes comunitarios, con el objetivo de cuidar los nacimientos de agua y conservar el medioambiente.

Con esa iniciativa, las autoridades pretenden que más de 15 manantiales del lugar continúen proveyendo agua a la población. En la actualidad también se cuenta con 10 pozos mecánicos para el abastecimiento.

El costo por media paja de agua es de Q1 mil 200, más Q300 por los 300 arbolitos que deben plantar, los cuales entrega el vivero municipal, ya que cuenta con 140 mil pilones de álamo, ciprés, pino y otras especies.

Contenido relacionado :

Nacimiento de agua abastece a familias que viven bajo el puente El Naranjo

Comprar agua por tonel y constantes protestas son señal de escasez en la metrópoli

Carwash utilizan hasta 70 litros para lavar un carro