Coronavirus: “en estas condiciones debemos evaluar a los migrantes deportados”, el testimonio de una enfermera que usa una bolsa de nailon para protegerse del covid-19

Desde que comenzó la emergencia por el coronavirus, empleados de Salud en Huehuetenango exigen al Ministerio de Salud proveerles de equipo médico de protección, pero a la fecha los insumos no llegan.

Una enfermera de un centro de Salud en Huehuetenango usa una bolsa de nailón para atender a pacientes sospechosos de covid-19. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Una enfermera de un centro de Salud en Huehuetenango usa una bolsa de nailón para atender a pacientes sospechosos de covid-19. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Médicos, enfermeras, trabajadoras sociales y hasta los conserjes de los diferentes servicios de Salud en Huehuetenango utilizan bolsas de nailon como trajes quirúrgicos para protegerse del covid-19 en sus labores diarias, las mascarillas y los protectores faciales que usan los compraron con su dinero porque no cuentan con el apoyo de la dirección del Área de Salud.

Durante una reunión del Centro de Operaciones de Emergencia, personal de los centros de Salud denunciaron la falta de insumos médicos de protección.

Al comienzo de la pandemia en el país los salubristas compraron equipo de protección médico; sin embargo, dos meses después ya no pudieron adquirirlos por falta de dinero por lo que decidieron improvisar los trajes con bolsa de nailon.

Los médicos y enfermeras quienes no revelaron su nombre denunciaron que sin equipo de protección son enviados a efectuar la vigilancia epidemiológica de las personas que se sospecha podrían ser portadores del virus.

“En estas condiciones debemos evaluar a los migrantes deportados”, explicó una enfermera.

Érick Villatoro, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Huehuetenango, comentó que abrió un expediente de oficio por las precariedades en las cuales el personal de Salud enfrenta la pandemia, el caso fue enviado al Ministerio Público.

Estas son las condiciones en las que el algunos empleados de Salud trabajan en Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Colaboración)

El auxiliar de conciencia explicó que encontraron irregularidades en las compras de mascarillas N95 que se entregaron a los empleados de Salud.

“Abrimos un expediente por la compra y distribución de mascarillas, se hizo creer que eran N95 cuando en realidad no lo son” dijo.

Añadió que el personal de Salud fue presionado para recibir las mascarillas. Los empleados de los centros de Salud amenazaron con suspender labores si el Ministerio de Salud no les provee de mascarillas para uso médico.

“Es lamentable que quienes están en primera línea de combate del coronavirus no tengan los insumos mínimos de protección”, dijo Villatoro.

Un grupo de salubristas en Huehuetenango muestra el equipo que tienen para protegerse del coronavirus. (Foto Prensa Libre: Colaboración)

El delegado de la PDH reiteró que en los 16 centros y puestos de Salud que visitaron, la mayoría carece  de equipo para protección, lo que vulnera sus derechos como trabajadores.

“Desafortunadamente no se ha surtido de los insumos que se necesitan para atender covid-19” añadió.

La PDH solicitó al Área de Salud el porcentaje que ha ejecutado de su presupuesto, pero a la fecha no se ha efectuado ninguna compra de materiales para atender el tema de coronavirus en Huehuetenango.

“Se evidencia en fotografías que los salubristas llevan a cabo la vigilancia epidemiológica con bolsas de nailon, esto no puede seguir pasando porque es preocupante,” puntualizó.

Precios elevados

El director del Área de Salud, Carmelino García, expuso que subieron eventos de cotización a Guatecompras; sin embargo, las compras no se efectuaron porque el producto que desean tiene un precio elevado.

“Enviamos un informe por escrito al nivel central para que ellos le den seguimiento a tema”, comentó García.

Empleados de Salud se colocaron bolsas de nailon en los zapatos para llevar cabo un control epidemiológico de una persona en cuarentena en una zona rural de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Colaboración)

Explicó que una mascarilla que antes de la emergencia tenía un precio  de Q8 ahora se cotiza en Q32, los termómetros infrarrojos de Q300 ahora valen Q700, y lo mismo ocurre con el resto de insumos médicos.

El Área de Salud distribuyó entre los centro y puestos de salud 34 termómetros  y mil 80 mascarillas que una organización donó.

García, reconoció la falta de equipo médicos e insumos, y aclaró que trabajan para efectuar equipar al personal y centros de Salud con el equipo necesario para enfrentar la pandemia.