Maestros se contagian de covid-19 en escuela y obligan a Chiantla a suspender las clases presenciales

Autoridades de salud coordinaron la suspensión de actividades presenciales en Chiantla, por nueve contagios de docentes.

El coronavirus obligó a suspender las clases presenciales en Chiantla. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
El coronavirus obligó a suspender las clases presenciales en Chiantla. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Un grupo de 25 personas se hicieron la prueba de Covid-19, 18 fueron positivos entre ellos nueve maestros, lo que elevó la alerta de naranja a roja por la pandemia, en Chiantla, Huehuetenango. Por estos nuevos casos  se coordinó con el sector educación y la alcaldía para suspender todas las actividades presenciales en los centros educativos de esa localidad.

El alcalde Elvis Tello confirmó que ya pidió el informe detallado al Centro de Atención Permanente para tomar las medidas necesarias, pues la situación del municipio “es crítica” debido al repunte de casos de coronavirus.

El funcionario lamentó que en las comunidades sea complicado que se cumplan los protocolos sanitarios y en el área urbana un alto porcentaje de vecinos no utiliza la mascarilla ni mantienen el distanciamiento social.

Agregó que decidieron coordinar con los maestros para que mientras esté la alerta roja no haya presencia de estudiantes en las aulas por el riesgo a que se propague el virus el cual ya ha cobrado varias vidas en este municipio.

Tello dijo que le preocupa que en los mercados comunales  del Potrerillo y San Nicolás los días de plaza se concentran más de tres mil personas que realizan sus compras, pues en ambas no se cumplen con cuestiones mínimas como el no llevar a niños y usar mascarilla.

El alcalde dijo estar preocupado porque se ha informado del peligro del contagio, de las medidas preventivas que se deben aplicar; sin embargo, la población no cree que exista esta enfermedad y por lo mismo no se preocupan, panorama que puede empeorar los contagios.

Noemí Cano, directora de la Escuela de Párvulos Mario Méndez Montenegro de la cabecera municipal, afirma que están preocupados por los casos de covid-19 y aunque ellas llegaron este lunes para impartir clases debieron suspender las actividades por prevención.

Explicó que en la escuela no tienen todos los insumos que se necesitan. Ejemplificó que no hay una bomba para la desinfección de las instalaciones, y el servicio de agua es irregular. Hasta este fin de semana les instalaron la energía eléctrica y los salones solo permiten atender grupos de seis estudiantes.

Lea también: Vacuna de Johnson & Johnson: cómo se compara con otras vacunas contra la covid-19

Otro tema que les aflige es que en preprimaria deberían tener contacto con los niños al agarrarles la mano para realizar trazos, acompañarlos para ir al baño, realizar juegos para que se adapten; sin embargo, todo eso está prohibido en el protocolo del regreso seguro a clases.

La docente dice que hay temor entre el personal pues ellos cumplen sus protocolos pero el riesgo de algún contagio persiste por la misma alerta en la que se encuentra el municipio.

“Con mascarilla y careta en lugar de motivar a los niños se va a provocar un aumento de la deserción escolar”, indicó.