Crece anarquía en poblaciones rurales

La indiferencia del Estado de implementar políticas de inclusión y desarrollo han permitido que se agudice la ingobernabilidad, especialmente en poblaciones del área rural, coinciden analistas, representantes de derechos humanos, líderes comunitarios y vecinos.

Publicado el
Agentes de la PNC se han enfrentado contra pobladores de Huehuetenango en varias ocasiones por problemas sociales que llevan a la ingobernabilidad.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Agentes de la PNC se han enfrentado contra pobladores de Huehuetenango en varias ocasiones por problemas sociales que llevan a la ingobernabilidad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Giovanni Guzmán, subdirector de Mediación de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), expresó que la anarquía crece por la débil presencia de la Policía Nacional Civil (PNC) en el área rural. Un ejemplo es Santa Eulalia, Huehuetenango, donde desde hace varios años no se cuenta con presencia de las autoridades.

Vecinos de ciudades grandes como Quetzaltenango, Huehuetenango y Escuintla, viven agobiados por el aumento de homicidios, robo de vehículos, prostitución, trata de personas, ventas y consumo de licor y drogas en la vía pública, entre otros problemas sociales.

Degradación social

Pobladores de Xela han manifestado su descontento por el consumo de licor en el parque central y prostitución en las cercanías de escuelas.

Un residente que pidió el anonimato dijo que por el lugar pasa la Policía, pero no actúa, pese a denuncias que han presentado desde el 2011.

Érick Villatoro, auxiliar de la PDH en Huehuetenango, manifestó que la falta de autoridades en varios municipios de ese departamento ha propiciado linchamientos, pues las personas toman la “justicia” en sus manos.

En Escuintla, desde hace 20 años se ha agudizado la ingobernabilidad en la población, debido a que las autoridades locales no han hecho mayores esfuerzos por buscar solución a problemas sociales que se han convertido en costumbre, dijo Éric Urías, presidente del grupo Sociedad Civil.

“La ciudad ha tenido un estancamiento en el desarrollo desde hace varios años, debido al desorden de la población y la indiferencia de las autoridades. Debemos exigir a las autoridades que luchen por erradicar este problema”, agregó Urías.

Durante los  fines de semana, jóvenes convierten el parque central de Xela en cantina pública.

Suroccidente

En Retalhuleu y Suchitepéquez también ha afectado el aumento de la violencia, expendio de licores y trata de personas.

“Son problemas que las autoridades conocen pero no han podido solucionar, y que tiene de rodillas a los retaltecos desde hace varios años”, dijo Guadalupe de García, de la agrupación Sociedad Civil.

En Retalhuleu, la PNC ha reportado 45 vehículos robados en lo que va del año. Se calcula que hay al menos 50 cantinas en la zona 1 y la Procuraduría General de la Nación (PGN) ha rescatado a 38 menores víctimas de trata de personas.

Hugo Sandoval, jefe de la Comisaría 34, en Retalhuleu, indicó que combaten la delincuencia y buscan fortalecer los patrullajes.

Susana Herrera, delegada de la PGN en Reu, dijo que algunas menores rescatadas estaban siendo explotadas sexualmente en expendios de licores, cantinas y bares.

“Los pocos recursos que se tienen no alcanzan para cubrir tantas necesidades. Es ahí donde comienza la ingobernabilidad, porque cada uno hace lo que quiere”, opina Aura Palala, gobernadora de Escuintla.

***Mike Castillo, Rolando Miranda, Melvin Sandoval y Carlos Ventura

Escuintla se ha caracterizado por ser uno de los  departamentos más violentos, según   informes de la PNC.