Estudiantes construyen su futuro en Malacatancito 

Estudiantes del quinto año de Agronomía, del Instituto Técnico Agrícola de Occidente (Itagro), de la aldea Cacum, Malacatancito, Huehuetenango, impulsan  microempresas, en las que  producen hortalizas, flores, pollos y cerdos,  y con las cuales buscan abrirse campo en la economía local para poder  costear sus estudios universitarios.

Publicado el
Áxel Bulux Cano muestra el sembradío de pepinos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Áxel Bulux Cano muestra el sembradío de pepinos. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

De acuerdo con los estudiantes, el proyecto forma parte  de los requisitos  para graduarse el año próximo, pues la intención de los maestros es involucrarlos  en actividades que les permitan ser emprendedores.

Producción de Chile

Cuatro estudiantes se unieron para fundar la microempresa denominada Chile Agro, en la  cual se produce chile pimiento a través de un  invernadero, en el que invirtieron Q14 mil 500, que fueron prestados por el instituto. A la fecha ha hecho tres  cosechas.

Según  los jóvenes, la caja de chile pimiento se vende en el mercado la Terminal de la cabecera departamental a Q150, lo que les ha permitido  recuperar la inversión y obtener  una ganancia de Q11 mil.

“Hemos tenido precios favorables, lo que nos ha permitido salir bien, lamentablemente tenemos problemas con algunas plagas, pero se van a superar”,  indicó Dinson Ambrosio, estudiante originario de Sipacapa, San Marcos.

Agregó que en el curso de Productos Empresariales hicieron una planificación en la que se definió un producto, se  efectuó un estudio de mercado y aplicaron técnicas agrícolas. Pedro Guzmán, estudiante, añadió que  la enseñanza es práctica, lo que les facilitará incursionar en un mercado laboral con proyectos propios.

Cosechan pepino

Áxel Bulux Cano, de Totonicapán, emprendió, junto   a tres de sus  compañeros, la microempresa Productora y Comercializadora de Pepinos Darvidcumis, en la  cual   invirtieron  Q20 mil 700, y a la fecha  llevan tres cosechas que les ha generado Q7 mil 400.

Señaló que esperan producir  225 quintales  de pepino —450 cajas de 50 libras cada una—, y venderlo  en mercados locales.

“En la escuela nos instruyen para que hagamos planes de manejo y nutrición, lo que no se hace en la agricultura tradicional”, refirió.

Jazmín Garnica, de Los Amates, Izabal, indicó que su objetivo es instalar su propia granja, por lo que considera que los proyectos que se impulsan en el Itagro le serán útiles para cuando cumpla  sus sueños.  Garnica y sus compañeros trabajan con pollos de engorde y gallinas ponedoras.

Jaime Luis López, director del Itagro, indicó  que llevar a la práctica los conocimientos técnicos y  científicos es importante, porque  es posible iniciar proyectos pecuarios.

Explicó que el 80%  de los estudiantes logran fundar una empresa propia, mientras que el 20% son absorbidos por compañías formales.

Agregó que los estudiantes que participan en los proyectos son parte de un internado, y que debido a los resultados positivos que se han alcanzado algunos  han sido capacitados  y certificados por la Agencia de   Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.