Peligro en carreteras de la provincia 

Varias carreteras de la provincia son calificadas como mortales, debido al elevado número de muertes  a  causa de accidentes de tránsito, que se registran como consecuencia de la irresponsabilidad de pilotos, escasa señalización y malas condiciones del asfalto, según vecinos y  cuerpos  de socorro. 

La carretera de Escuintla a Mazatenango, Suchitepéquez, es escenario de accidentes colectivos. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes).
La carretera de Escuintla a Mazatenango, Suchitepéquez, es escenario de accidentes colectivos. (Foto Prensa Libre: Enrique Paredes).

Residentes de   Escuintla, Chimaltenango, Retalhuleu, Quetzaltenango, Quiché, Huehuetenango,  El Progreso y Zacapa ven con preocupación el aumento de hechos de tránsito y la indiferencia de las  autoridades correspondientes para evitarlos.
 
Bomberos Voluntarios y Municipales Departamentales de Sanarate, El Progreso, coinciden en que a diario reciben llamadas  sobre percances viales que dejan pérdidas  humanas y daños materiales.

Eddy Estacuy, de los Bomberos Voluntarios, expuso que en lo que va  del 2015, la ruta al Atlántico ha sido el escenario de 475 accidentes de tránsito, en los que han  muerto 75 personas.

El socorrista voluntario Byron Vásquez  indicó que en    noviembre  han atendido 36 percances  con  saldo de 19 muertos.

De alto riesgo

En Chimaltenango, la mayor parte de rutas que comunican con la cabecera tienen trechos donde ocurren accidentes de gran magnitud, como el ocurrido  en la carretera a San Martín Jilotepeque en septiembre del 2013, cuando un autobús  cayó en un barranco y murieron 57 personas. También destaca  el tramo entre el km 48 de la ruta Interamericana, en El Tejar, y el km 100, en Tecpán Guatemala, donde los hechos viales son más constantes y trágicos.

En suroccidente

Otra ruta peligrosa es la del Suroccidente, en la que se reportaron 449 accidentes en el 2014, que dejaron  175 muertos y 569 heridos.

Dalia Santos, vocera del Departamento de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC), informó que en el 2015 —entre enero y agosto— se habían contabilizado 351 percances, en los que se reportaron 138  muertos y 363 lesionados.

Édgar Sarceño, piloto de camión, comentó que una de las rutas más peligrosas es la  de Escuintla a Suchitepéquez,  pues está  llena de baches.

Daniel Florián, poblador de Escuintla, señaló que los  accidentes se incrementan durante la  temporada de zafra, debido a la  gran cantidad de tráileres que circulan a toda  hora.

De acuerdo con los  Bomberos Municipales Departamentales, el tramo más peligroso de esa vía  es   del km 198 al 254 hacia la frontera con México, ya    que en lo que va del año se  reportan 240 accidentes de tránsito.

Otro  tamo  de  alto  riesgo es del km 198 al km 202 de la referida ruta, en Colomba, Quetzaltenango.
Además, de enero a noviembre de este año, los  Bomberos Voluntarios de Retalhuleu  cubrieron al menos 700 accidentes de tránsito, en la ruta al suroccidente, carretera Cito y la CRN-9, que conduce  de Retalhuleu a Quetzaltenango.

German Sánchez, piloto, indicó  que  hacen falta   señales, vibradores y carril de emergencia.

La  ruta  al Atlántico ha  sido escenario de fatales  accidentes de  tránsito. (Foto Prensa Libre: Héctor Contreras).

En occidente

Hasta el 19 de noviembre último, Bomberos Voluntarios de Quetzaltenango habían  atendido 795 hechos de tránsito —en promedio dos por día—, en los  que murieron  666 personas y 903 resultaron heridas.

Los accidentes en Xela, según socorristas, se registran principalmente en el Centro Histórico, las zonas 3, 5, 7, 8 y 9, así como en la autopista Los Altos,  el Periférico y la carretera que conduce de la cabecera a la Costa Sur.

Además, según registros del Departamento de Tránsito de la  PNC,  en los últimos siete años han muerto 158 personas en Cuatro Caminos, San Cristóbal Totonicapán. En lo que va del año han  muerto  13.

Luego de una  serie de accidentes de tránsito en Santa Cruz del Quiché, que dejaron siete muertos y 57 heridos, la Policía Municipal de Tránsito efectúa  operativos de  control de  velocidad, principalmente de unidades de transporte extraurbano.

Se  informó que el objetivo es evitar   más accidentes, por lo que se  verifica el estado de las unidades  y la  cantidad de pasajeros que transportan.

Socorristas de Huehuetenango aseguran que transitar por la calzada Kaibil Balam,  en la  cabecera, es un peligro, pues  con frecuencia ocurre  hechos de tránsito, principalmente de motoristas que abusan de la  velocidad.
José Alvarado, de Bomberos Voluntarios, señaló que en oportunidades han atendido hasta siete  emergencias en una  hora.

El tramo  del km 198 al 254, entre Coatepeque, Quetzaltenango,  y Ayutla, San Marcos,  es uno de los más peligrosos del país. (Foto Prensa Libre: Alexánder Coyoy).