Crece la violencia por falta de PNC en El Estor

Pobladores de El Estor, Izabal, solicitaron a la Gobernación Departamental  el retorno  de la Policía Nacional Civil (PNC), debido a la ola de violencia  que se vive  por la falta de autoridad.

Publicado el
Una de las dos autopatrullas que fue destruida en disturbios en noviembre último, en El Estor, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart).
Una de las dos autopatrullas que fue destruida en disturbios en noviembre último, en El Estor, Izabal. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart).

Los uniformados abandonaron El Estor el 22 de noviembre, luego  que  una turba  incendiara la subestación de la PNC y destruyera dos autopatrullas, como protesta  porque el Deportivo Real Manatí no logró su pase a los cuartos de final de la tercera división.

La vecina Aída Polanco dijo que se han incrementado   los asaltos y robos a cualquier hora  porque no hay presencia policial.

“Es importante que regrese la Policía, ya que  con temor salimos de  compras.  No es justo que por unos  malos vecinos vivamos esta situación”, enfatizó.

Comercios cerrados

Santiago Chub, alcalde comunitario de El Prieto, dijo que  varios comercios permanecen cerrados por la inseguridad.
El  tercer viceministerio de Gobernación ha efectuado actividades enfocadas a promover la convivencia para prevenir el delito.

Heidy Mayén, delegada de la Unidad para la Prevención Comunitaria de la Violencia, informó que los alcaldes comunitarios apoyan el retorno de la PNC.

Rony Méndez, alcalde electo de El Estor, afirmó que cuando asuma el cargo el 15 de enero próximo  hará gestiones para que la subestación cuente con  edificio propio.

Federico García, promotor del programa Fortaleciendo a mi Comunidad, dio a conocer que han impartido pláticas  a 18 mil estudiantes, con el propósito  de promover valores.

Sonia Palencia, gobernadora, explicó  que integrantes de   la PNC y del Ejército efectúan patrullajes, cuya  sede está en el apostadero naval del Lago de Izabal.

Agregó que  coordinaron con autoridades ediles que  asumirán, para que se construya un edificio para la subestación policial.