Madera de Petén adornará el emblemático puente de Brooklyn en Nueva York

El Proyecto Brooklyn Bridge Forest (Bosque del puente de Brooklyn), gana concurso internacional y usarán madera de la Asociación de Comunidades Forestales en Petén, para el área peatonal de este emblemático puente.

El Proyecto Brooklyn Bridge Forest (Bosque del puente de Brooklyn), gana concurso internacional y usarán madera de la Asociación de Comunidades Forestales en Petén. (Foto Prensa Libre: Proyectos piloto Design Collective, Cities4Forests, Wildlife Conservation Society, Grimshaw y Silman; Nueva York y Montreal)
El Proyecto Brooklyn Bridge Forest (Bosque del puente de Brooklyn), gana concurso internacional y usarán madera de la Asociación de Comunidades Forestales en Petén. (Foto Prensa Libre: Proyectos piloto Design Collective, Cities4Forests, Wildlife Conservation Society, Grimshaw y Silman; Nueva York y Montreal)

El diseño de Pilot Projects Design Collective, Wildlife Conservation Society (WCS), Cities4Forests, Grimshaw Architects LLP y Silman DPC ha ganado la categoría profesional en el concurso mundial Reimagining Brooklyn Bridge (Reimaginando el puente de Brooklyn), con lo cual madera petenera se usará para revitalizar este icónico puente en Nueva York, Estados Unidos.

El anuncio lo hizo el 18 de agosto el Instituto Van Alen y el Ayuntamiento de Nueva York, en donde refieren que el Puente de Brooklyn es uno de los monumentos más reconocibles de Nueva York y ocupa un lugar especial en nuestro imaginario colectivo.

Refiere que el ganador en la categoría profesional del concurso fue Brooklyn Bridge Forest, que incluye a profesionales de Nueva York y Montreal, Canadá, cuya propuesta es reinventar el puente como un ícono de la acción climática y la equidad social, mejorando la movilidad y respetando la estructura histórica.

La histórica pasarela de madera se ampliará utilizando tablones de madera cuyo origen es sostenible de una comunidad de “bosque asociado” en Guatemala, que protege una selva tropical de 200 mil acres.

Esta zona tendrá un carril exclusivo para bicicletas y un carril de tráfico recuperado que crean un nuevo espacio para los ciclistas y el tránsito con bajas emisiones de carbono.

En cada extremo del paso, estarán presentes los microbosques  y tendrá madera  con lo cual se llevaría la naturaleza a la ciudad de Nueva York y funcionarían como espacios verdes para las comunidades cercanas, detalla el proyecto.

En un comunicado de prensa de Wildlife Conservation Society el director regional de WCS Mesoamérica expresó: “Agradecemos profundamente al Instituto Van Alen, el Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York y a las miles de personas en Nueva York y en todo el mundo que votaron por el concepto del Bosque del Puente de Brooklyn y su visión de un futuro más sostenible y equitativo”

Dijo que el equipo estaría emocionado de trabajar con la ciudad de Nueva York para implementar el Brooklyn Bridge Forest y tomar la iniciativa hacia un futuro más sostenible para la ciudad y el mundo.

También mencionan que Scott Francisco, fundador de Pilot Projects Design Collective, comentó que el proyecto es un nuevo tipo de urbanismo diseñado para ayudar a la ciudad de Nueva York a “implementar rápidamente una serie de cambios altamente visibles e impactantes que apoyarán el tránsito activo y conectarán a la ciudad de Nueva York y sus residentes con los bosques y los sistemas naturales que sustentan la vida de todas”

Así es el proyecto de Brooklyn Bridge Forest (Bosque del puente de Brooklyn) que usarán madera de Petén para el Puente de Brooklyn en Nueva York. (Foto Prensa Libre: Proyectos piloto Design Collective, Cities4Forests, Wildlife Conservation Society, Grimshaw y Silman; Nueva York y Montreal)

Madera de Petén

WCS explica que los tablones para ampliar la histórica pasarela de madera del puente se obtendrían de forma sostenible de un “bosque asociado”, de Uaxactún en la Reserva de la Biosfera Maya de Guatemala, que está certificado por el FSC y es considerado uno de los mejor manejados del mundo.

Agrega que los administradores forestales aprovechan el bosque de manera extremadamente selectiva (menos de un árbol por acre), siguen un ciclo de corte de 40 años y emplean técnicas de tala de impacto reducido.

“WCS ha estado monitoreando los impactos del manejo de la madera en el bosque de Uaxactún desde el año 2000 y ha estado trabajando con la comunidad local durante más de 25 años para garantizar que las prácticas de manejo forestal protejan y no dañen la vida silvestre”, refleja en comunicado.

Fredi Enrique Gualib Morales, presidente de la organización de manejo forestal de Uaxactún, OMYC, dijo: “Estamos encantados con esta noticia, ya que esta iniciativa no solo implica el reconocimiento mundial de nuestros esfuerzos de conservación como comunidad, sino que también nos brinda una oportunidad de mercado para nuestro bosque sostenible. productos y abre la puerta a la participación de otras concesiones comunitarias en la Reserva de la Biosfera Maya ”.

Otra vista del proyecto Brooklyn Bridge Forest (Bosque del puente de Brooklyn). (Foto Prensa Libre: Proyectos piloto Design Collective, Cities4Forests, Wildlife Conservation Society, Grimshaw y Silman; Nueva York y Montreal)

“El Bosque del Puente de Brooklyn se encuentra en el corazón del Bosque Maya, el más grande de los últimos Cinco Grandes Bosques de Mesoamérica  . Estos cinco bosques intactos se extienden desde México hasta Colombia y son puntos críticos de biodiversidad y baluartes para especies globalmente irremplazables como el jaguar, la guacamaya roja y la tortuga de río centroamericana en peligro crítico de extinción; también son rutas migratorias vitales y zonas de invernada para las aves migratorias”, revela en comunicado.

Agrega que juntos, “los Cinco Grandes Bosques cubren más de 12 millones de hectáreas (tres veces el tamaño de Suiza); y ayudan a mantener aproximadamente la mitad de las reservas de carbono forestal de la región, lo que ayuda a frenar el cambio climático; proporcionar agua y otros recursos naturales que dan vida a 5 millones de personas; y albergan varios sitios del Patrimonio Mundial, incluidas las ruinas de civilizaciones antiguas. Casi la mitad está gestionada por comunidades indígenas y locales. La gente de Mesoamérica, la cultura, la biodiversidad, la salud económica, la resistencia al cambio climático, la esencia misma de Mesoamérica, todo depende de los Cinco Grandes Bosques”.