“Las pérdidas son totales”: El drama de 13 mil familias de Joyabaj que se quedan sin maíz y frijol

El costo del quintal de maíz es de Q180 en Quiché, algo imposible de pagar para campesinos pobres.

Familias piensan migrar a la capital por el temor a pasar hambre en sus comunidades. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Familias piensan migrar a la capital por el temor a pasar hambre en sus comunidades. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Unas 13 mil familias de Joyabaj, Quiché, que perdieron las cosechas de maíz y frijol a causa de de la canícula prolongada están en riesgo de padecer hambre en los próximos meses, según un informe presentado por técnicos de la Secretaría de Seguridad Alimentaria en ese departamento y extensionistas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga).

Héctor Natareno, extensionista en Joyabaj, informó a la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que luego de un estudio efectuado se determinó que 12 mil 997 familias de 130 comunidades fueron afectadas por la sequía registrada en el municipio, las cuales tuvieron pérdida total en la producción de maíz y frijol.

Añadió que algunas familias sembraron de nuevo en sus terrenos aprovechando la llegada de la segunda etapa de lluvias, pero no lograron que las plantaciones se desarrollaran y perdieron todo de nuevo.

Silvia Sánchez, agricultora de La Estanzuela, Joyabaj, dijo que sembró dos veces en su propiedad con la esperanza de recuperar algo de la producción de maíz y frijol, y con desconsuelo señaló su terreno, del cual, dijo, ni para las vacas servirá la producción porque ni siquiera creció la milpa.

Sánchez dijo que es madre soltera de cuatro hijos y viven de la producción de maíz y frijol que utilizan durante un año para alimentarse. Lo poco que ganan en trabajos de mano de obra no calificada lo utilizan para comprar otros víveres como carne o pollo para comer una vez a la semana, pero cuando no hay comen frijol y tortilla de maíz, pero ahora no sabe qué hacer.

Antonio Aguilar Suar, otro agricultor de La Estanzuela, dijo que perdió toda su cosecha. “El verano estuvo intenso y a pesar de que le colocamos fertilizante a los sembradíos la falta de agua mató las plantas de maíz. Mis pérdidas son totales, estamos pensando con mi familia que tendremos que migrar a Guatemala —la capital— para conseguir dinero para podernos alimentar”.

Juan Morales, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de La Estanzuela, relató que las 130 comunidades afectadas por la sequía están ubicadas en los sectores bajos y medios del municipio. Algunos agricultores del sector alto lograron obtener parte de sus cosechas y otros pocos que poseen minirriego también fueron afortunados, el resto lo perdieron todo.

Pedirán ayuda

“Ya nos estamos reuniendo las autoridades comunitarias de Joyabaj para pedir ayuda al Gobierno porque de lo contrario el hambre será fuerte, ya que las reservas de los agricultores finalizan a finales de octubre y ya no tendrán maíz ni frijol; además, el costo del quintal de maíz se disparó, en algunos lugares piden hasta Q180 por el quintal y es imposible comprarlo para la gente pobre”, dijo Morales.

Juan José Rodríguez, delegado del Maga, confirmó los datos e indicó que el monitoreo continúa no solo en Joyabaj, sino también en los otros cinco municipios que forman parte del Corredor Seco en Quiché.

“Ese es un problema que sale de nuestras manos porque es un fenómeno natural, la canícula fue extensa y afectó los cultivos, hay algunos agricultores que sembraron nuevamente y lograron sus cosechas, pero no fueron muchos, esperaremos los datos finales para iniciar con las acciones necesarias”, explicó Rodríguez.

Esperan resultados

El gobernador Reynabel Samayoa expuso que esperarán los resultados finales del monitoreo que desarrolla el Maga. “Sabemos que son miles los afectados, pero es un fenómeno natural, ahora nos queda ayudarlos con lo que podamos para evitar muertes por hambre, porque entendemos que perdieron todo”, señaló.

Florencio Carrascoza, alcalde Joyabaj, lamentó que los representantes del Maga estén mintiendo. “Ellos nunca vienen a Joyabaj, hasta ahorita que ven el problema empiezan a buscar soluciones y a culpar a los agricultores, enviaron a un ingeniero agrónomo que es de Baja Verapaz que ni siquiera conoce la región, espenosa la situación del Maga en Quiché, se quejó.

Contenido relacionado

> Agricultores solo comen una vez al día por falta de alimentos

Por qué la subida del precio en el maíz afectó la inflación en Guatemala

> Contrabando de productos agropecuarios podría llegar a Q3 mil millones al año