Retalhuleu

Bosques de Loma Linda un lugar para ver al quetzal

A solo 25 kilómetros de la cabecera de Retalhuleu se encuentra   Loma Linda,   El Palmar, Quetzaltenango, un lugar que   se ha convertido en un   atractivo para el  avistamiento de aves y cataratas.

Por Rolando Miranda y Eduardo González

El avistamiento del quetzal es el principal atractivo que ofrecen los vecinos de Loma Linda. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)
El avistamiento del quetzal es el principal atractivo que ofrecen los vecinos de Loma Linda. (Foto Prensa Libre: Rolando Miranda)

En la comunidad, que  cuenta con mil 200 habitantes,   se formó  la Asociación  Sostenible para el Desarrollo Integral y Turístico de Loma Linda (Asodill), cuyos integrantes   han mantenido en observación   ejemplares del quetzal, pues  indican que esta ave  ha encontrado su hábitat en ese lugar.

Miembros de   Asodill aseguran que en terrenos boscosos de esa  aldea se pueden apreciar  aves en diferentes sectores, lo que permite que un    paseo por las montañas sea algo especial. Lugareños ofrecen un recorrido  por varios puntos desde los cuales se puede observar al ave símbolo, así como la majestuosidad de unas cataratas.

Los recorridos pueden costar entre Q50 y Q75, según  la cantidad de personas que quieran vivir esa aventura.

Asodill es la encargada de sostener el proyecto interno de turismo comunitario y es una alternativa para que visitantes nacionales y extranjeros conozcan al quetzal y se impresionen con las majestuosas cataratas que hay en el lugar.

Eduardo Haz,  de la Asociación,  refirió que el objetivo es promover el avistamiento de aves, ya que esos  bosques no  han sido  explorados por completo, lo que    ofrece momentos de recreación familiar.

Haz comentó que desde el 2006 ha aumentado el número  de  quetzales por esa área, ya que anidan en los   alrededores de la comunidad, lo cual se pueden apreciar con facilidad durante el recorrido, de cuatro kilómetros.

“Estamos convencidos de que esta área puede ser otra opción para que turistas nacionales y extranjeros  vengan  a la bocacosta  a ver coloridas aves y grandes cascadas. Además, contamos con servicios de alojamiento con todo lo necesario  y estoy seguro de que el visitante se sorprenderá y disfrutará al estar entre la naturaleza”, expresó Haz.

Conrado Gramajo, otro integrante de Asodill, indicó que  entre los verdes bosques   de Loma Linda se encuentran  seis bellas cataratas, en  un recorrido de unos tres  kilómetros, las cuales tienen al menos 30 metros de altura.  

“El recorrido por estas cascadas se puede hacer sin ningún problema, en época de verano, y hay que caminar unos  400 metros a la orilla del río Ocosito”, refirió Gramajo.

El vecino José Sarat explicó: “Asodill es autosostenible y los fondos recaudados se emplean en beneficio de la comunidad y en mejoras de los servicios que ofrecemos”.