Ropa y frazadas cubren de amor y esperanza a necesitados en esta época de fin de año

Guatemaltecos respondieron al llamado para donar ropa y frazadas en buen estado, que fueron entregadas a dos asociaciones benéficas, donde los beneficiados expresaron su gratitud y con una sonrisa recibieron la donación.    

Archivado en:

Guatemala
Ancianos del Asilo San José observan parte de la ropa que le fue donada por guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
Ancianos del Asilo San José observan parte de la ropa que le fue donada por guatemaltecos. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

Estamos en época de fin de año y es común hacer regalos para agradar a las personas que se aprecian, pero muchas no cuentan con ese privilegio, por lo que Cobijas de Amor, de Prensa Libre, llevó ayuda a personas necesitadas.


La Asociación Central de Ciegos de Guatemala, fundada en 1945, funciona en la zona 2 capitalina. Judith Samayoa, presidenta de la organización, explicó que se sostienen con los aportes económicos de los socios, fondos que utilizan para sufragar los gatos mensuales.

Rodeada de algunos de sus compañeros, Samayoa, quien tiene discapacidad visual, refiere que el fin es defender los derechos de las personas en la misma condición que ella y comentó que también gestionan por la inclusión laboral de este sector de la población.

La fraternidad los une

Este grupo lucha cada día para salir adelante, algunos tienen trabajo y otros no debido a su condición, muchos ya superan los 40 años; otro valor de la Asociación es que cuando alguno tiene alguna dificultad sea moral o económica, todos se unen para ayudar.

Lea también: Fundación Ronald McDonald amplía cobertura para dar abrigo a familias cuyos hijos estén en tratamiento médico

“Gracias por pensar en nosotros, esta ayuda de Cobijas de Amor servirá para los socios, porque hay muchos de escasos recursos; en nombre de todos los socios les damos las gracias a los que colaboraron, las personas con discapacidad somos normales, tenemos los mismos derechos y obligaciones”, destacó Samayoa.

En uno los pasillos está Filiberto Melgar Pineda, 58, uno de los beneficiados. Melgar tiene discapacidad visual y afirma que le ha sido difícil tener trabajo fijo.

Raúl Abilio, 54, integra la Asociación desde 1998, tiene miopía y usa anteojos para movilizarse. “Me gradué de perito contador y cerré Derecho en la Universidad de San Carlos, pero ahora no puedo continuar por mi problema de la vista”, expresó y agradeció la ayuda recibida.

Agradecen a los guatemaltecos

Ancianos del Asilo San José, en Villa Nueva, Guatemala, también recibieron ropa y frazadas. “Gracias a Dios por todo esto”, dijo Augusto Mazariegos, 80, quien desde hace 10 años vive en el asilo, padece de artritis y se vale de un bastón para movilizarse.

Mazariegos permanece junto a varios de sus compañeros en el corredor del inmueble, la emoción los embarga cuando las prendas de vestir y frazadas son sacadas de las bolsas. Algunos dicen “esto me queda a mí”, otros afirmaron que les complace el regalo.

“Sabemos que no estamos solos, hay personas de buen corazón que nos ayudan, son bendiciones que uno recibe. Le damos gracias a Dios por lo que nos traen”, externó Mazariegos.

No deje de leer: Proyecciones 3D darán vida a la Catedral Metropolitana durante siete días

Algunas de las ancianas bordan en las bancas del pasillo, como Elida Navas García, 70, quien por una reciente operación de la vista utiliza lentes oscuros. Su anhelo es vencer la adversidad y aseguró que en el asilo los atienden muy bien; aprovechó a desear “al pueblo de Guatemala que pase en paz estas fiestas de fin de año”.

Esdras Gómez, administrador del Asilo San José, informó que el lugar funciona desde hace 26 años y que se sostiene con donaciones. Añadió que a los internos les dan alimentos, ropa, cama y medicamentos y que la mayoría de los ancianos ha sido abandonados.

Contenido relacionado

>Instalan ventas navideñas en los campos del Roosevelt
>No se deje sorprender, robos y estafas se incrementan durante las fiestas de fin de año
> Sabía que por derribar un poste del tendido eléctrico en un accidente vial podría pagar Q50 mil