Saturación de suelos por lluvia causa preocupación

Pese a que el invierno se desarrolla dentro de los parámetros normales, en varias regiones del país la saturación de humedad en el suelo supera el 90%, lo que causa preocupación de  las autoridades.

Vecinos de comunidades cercanas al Volcán de Fuego pueden quedar incomunicados por la crecida de ríos, que arrastran material volcánico. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Vecinos de comunidades cercanas al Volcán de Fuego pueden quedar incomunicados por la crecida de ríos, que arrastran material volcánico. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Eddy Sánchez, director del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), señaló que en los dos últimos inviernos ha habido escasez hídrica; sin embargo, el comportamiento de la presente temporada de lluvia se desarrolla con normalidad, lo que ha causado que el suelo se sature de humedad, lo cual, a su  criterio, representa un riesgo para las comunidades asentadas en laderas o barrancos.


De acuerdo con el experto, debido a la saturación del suelo, principalmente en sectores de San Marcos, Totonicapán, Sololá, Quiché y el sur de Huehuetenango pueden haber deslizamientos o deslaves, por lo que recomienda a las autoridades de emergencia permanecer vigilantes para evitar tragedias.

Además, refirió que en regiones de la zona semiárida del país, como Esquipulas, Chiquimula, la saturación excede el 90 por ciento. La preocupación aumenta porque se teme que en junio las lluvias se intensifiquen de manera considerable.

Durante casi tres horas, Celestino García Ramírez permaneció atrapado en su picop, al ser arrastrado por el río San José, Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

Otra de las preocupaciones de las autoridades es la actividad de los volcanes de Fuego y Santiaguito, cuyo material, arrastrado por la lluvia, podría dejar incomunicadas a miles de personas.

De acuerdo con Sánchez, el material que desciende del Volcán de Fuego, situado entre Chimaltenango, Sacatepéquez  y Escuintla, podría causar avalanchas que lleguen al río Achiguate, cuyas  aguas podrían bloquear el paso  hacia comunidades aledañas al coloso.

Por aparte, el material del Santiaguito, que llega al río Nimá 1, afluente del Samalá, representa una amenaza para la estructura del puente Calos Castillo Armas, entre Retalhuleu y San Martín Zapotitlán, por donde cada día circulan miles de vehículos hacia la frontera con México.

Además, las lluvias de las últimas horas causaron daños en techos de 14 viviendas en Santa Ana, Petén, mientras que el desbordamiento del río Naranjo afectó unas 80 casas de Las Brisas, La Blanca, San Marcos.

Varias viviendas de Santa Ana, Petén, resultaron con daños debido a la fuerte lluvia y viento que azota la zona. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Sergio García Cabañas, secretario ejecutivo de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), señaló que ya se coordina con el Ministerio de Comunicaciones el  envío de maquinaría a las zonas donde podría haber complicaciones por el invierno, principalmente en carreteras del occidente, la Costa Sur y algunas rutas de Baja Verapaz.

En la capital

Una menor desaparecida y varias viviendas con daños dejaron las lluvias del fin de semana último en la capital.
Según la Conred, una niña cayó el sábado al río Platanitos, Villa Nueva, y no ha sido localizada.

Los cuerpos de socorro y la Conred efectuaron la búsqueda de la menor en varios caudales pero con resultados negativos.


De acuerdo con García Cabañas, en lo que va del invierno solo cuantifican la desaparición de la menor en Villa Nueva.

Agregó que la búsqueda de la menor se extendió al Lago de Amatitlán, pero los resultados han sido infructuosos.

Datos

  • 15 tormentas tropicales se tienen previstas para este año en el océano Pacífico.
  • A partir de agosto, las condiciones serán propicias para  la formación de tormentas tropicales en El Caribe.
  • Entre 5 y 10 días podría durar la canícula de este año, pero podría prolongarse por el Fenómeno del Niño.
  • Las tormentas tropicales son caprichos de la naturaleza que hacen variar las condiciones climáticas previstas.
  • El año pasado unas 15 personas murieron durante la temporada de lluvias.