Luis Aldana les cambia la vida a las mascotas con problemas para movilizarse

Su pasión y oficio es la venta de hamburguesas, pero en sus tiempos libres se dedica a la fabricación de sillas de ruedas para mascotas.

La silla de ruedas les ha devuelto la movilizad a las mascotas. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)
La silla de ruedas les ha devuelto la movilizad a las mascotas. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)

Luis Arturo Aldana Zea comenzó desde hace tres años la fabricación de ese vehículo que le ha devuelto la esperanza a muchas mascotas, que por diversas circunstancias han perdido movilidad en algunas de sus extremidades.

Aldana comentó que el perro de su progenitora tuvo problemas en sus extremidades, por lo que decidió comprarle una silla de ruedas; sin embargo, se topó con el problema que en Guatemala nadie las vendía.

“Al perro le hicieron una evaluación y nos dijeron que tenía fracturas en las vértebras, por eso ya no podía caminar. Comencé a cotizar una silla, pero solo en México, Colombia, Estados Unidos, Argentina y Paraguay las fabricaban”, recordó Aldana.

Una silla de ruedas puede costar de entre US$400 a US$500, más envío, lo que significaba una fuerte inversión para Aldana y su mamá.

Las sillas de ruedas están elaboradas con tubos PVC resistentes. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)

“Investigué en internet y miré tutoriales sobre la fabricación de las sillas de ruedas, pero desconocía sobre los materiales a utilizar. Tomé ideas y fabriqué la primera”, explicó.

Agregó que después lo tomó como un proyecto social, ya que básicamente se cobran solo los materiales. Además, fabricó accesorios para mascotas que han perdido la vista. 

Este accesorio les ayuda a las mascotas para evitar chocar con paredes, ya que han perdido la visibilidad. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)

“Me di cuenta que hay mucha demanda de sillas de ruedas para los animales. Las primeras fueron de dos ruedas, pero hay de tres y cuatro, depende de la raza del perro, ya que hay unos que son largos”, destacó.

Una esperanza

Las mascotas han perdido movilidad en sus extremidades por algún golpe, porque han sido arrollados o por la edad, pero muchas personas han visto un problema para poder conseguir una silla de ruedas.

Luis Aldana comparte con un perro al que recientemente se le colocó una silla de ruedas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Aldana dijo que usa material PVC para la fabricación y puede tener un costo de entre Q350 a Q550.

“Es un material resistente para que no se dañe con la orina o golpes que pueda darle la mascota. Si fuera aluminio tiende a corroerse”, refirió.

Según Aldana, hasta la fecha ha fabricado más de 290 accesorios, algunos han sido enviados a Nicaragua y Honduras.

“De otros países nos han contactado, pero por las distancias no tenemos la capacidad para enviarlas, por lo que nos piden asesoría para la fabricación”, relató.

Al principio las mascotas se sienten extrañas por el accesorio que se les coloca. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)

El emprendedor destacó que el propósito es cubrir las necesidades, ya que no lo ve como un negocio, a pesar de que las personas le han dicho que se dedique a la fabricación por completo.

“Más de 40 perros han usado las sillas y se han recuperado. Las mascotas tienen columna flexible, si reciben un golpe su columna no se quiebra, pero se inflama la médula y obstruye la comunicación con las vértebras y causa parálisis”, explicó

Para las personas que desean ayudar a mascotas olvidadas o quieran convertirse en padrinos, pueden contactar a Aldana al 5483-3739, o en la página de Facebook como Sillas de Ruedas para tu Mascota GT.

Unos 40 perros han logrado rehabilitarse con el uso de la silla de ruedas. (Foto Prensa Libre: Cortesía Luis Aldana)