Persiste la violencia sexual contra la niñez

La violación y muerte de una niña de 8 años registrada recientemente en Zacapa evidencia la vulnerabilidad de la niñez a la violencia sexual en la provincia.

Lugar donde ocurrió el crimen contra una niña de 8 años, quien fue ultrajada en la comunidad Cerro Pelón, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Lugar donde ocurrió el crimen contra una niña de 8 años, quien fue ultrajada en la comunidad Cerro Pelón, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

De acuerdo con estadísticas del Ministerio Público (MP), en los primeros ocho meses del años se   registraron dos  mil 707 casos de niños abusados sexualmente en el país.

El caso más reciente se registró el lunes último  en la aldea Cerro Pelón, Zacapa, donde   una niña de 8 años murió luego de haber sido violada por tres hombres que llegaron a su vivienda.

Según investigación de las autoridades, los padres de la niña salieron a las 4 horas hacia el área urbana de la cabecera de Zacapa para cobrar dinero de un programa social y dejaron en la vivienda a sus tres hijos menores, lo que fue aprovechado  por los malhechores para ultrajar y  darle muerte a la niña, quien era la mayor de los tres hermanos.

Vecinos, quienes repudiaron el crimen, indicaron que el  cadáver tenía una camisa introducida en la boca, un lazo atado al cuello y fue localizada en el patio.

De acuerdo con estadísticas del Hospital  Regional de  Zacapa, en lo que va del año han atendido a 30  niñas ultrajadas.

“Repudiamos este cobarde  acto de violencia contra la menor, uniremos esfuerzos con el Ministerio Público para darle   seguimiento, pues no es el primer caso que se registra en este departamento y los responsables no han sido capturados”, manifestó Brenda Ramos, auxiliar de la  Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), en Zacapa.

Huehuetenango

Sergio Tumax, de la Fiscalía Distrital del MP en Huehuetenango, informó que de enero a agosto han recibo 219 denuncias de violaciones de menores de entre 3 y 17 años. Los municipios con mayor incidencia son Chiantla, Aguacatán, la cabecera y Colotenango.

Añadió  que en la mayoría de los casos los agresores  son los padres, padrastros,  familiares cercanos  y vecinos.
Para el psicólogo Carlos Medrano, los integrantes de las familias en las que suceden los hechos fortalecen los círculos de impunidad con su silencio  y dañan física y psicológicamente a las niñas y jóvenes  que son vistas como “propiedad” de los hombres del núcleo familiar.

“Más allá de las cifras, detrás de un abuso sexual hay una niña afectada, con cicatrices de dolor que interrumpirán su desarrollo integral, su entorno y su forma de vida”, comentó Érick Villatoro, delegado de la PDH en Huehuetenango.
Añadió  que  la prevalencia de la violencia contra los niños evidencia la falta de capacidad del Estado de garantizar la vida y la integridad de la niñez.

“La desvalorización de la sociedad en la que a diario se ven muertes de menores es el reflejo de esa carencia”, resaltó.
La violencia contra niños y adolescentes no es nueva, pero en el 2016 los casos registrados por la PDH revelan que el problema va en aumento, lo que podría ser el reflejo de que se le da más importancia a la situación, agregó Villatoro.

Capturas

Sergio García, vocero de la Policía Nacional Civil (PNC) del distrito sur,  en Escuintla, informó que 36 hombres han sido capturados en lo que va del año por haber violado a menores.

Alfredo Ramos, delegado de la PDH en Escuintla, dijo: “Exigimos a las autoridades del Gobierno ser garantes de los derechos de los menores  para que no se sigan dando este tipo de vejámenes contra niños y niñas”.

Ramos expresó que  los padres de familias deben  tener más control de sus hijos y no dejarlos a merced de parientes, y   menos de desconocidos, quienes primero se ganan  la confianza de los menores  y luego abusan de ellos.

Añadió que en los últimos tres años los casos de violación de menores han aumentado en Escuintla, y uno de los factores es la falta de información y comunicación de padres a hijos.

Hechos recientes

  • El 23 de octubre último, Félix  Sic, de 5 años, fue ultimado por su padrastro Héber Calderón, quien lo ultrajó y mató a golpes en su vivienda, ubicada en la zona 6 de Quetzaltenango.
  • El  22 de octubre  fue capturado Rubelio Sánchez, en  Santa María Xalapán, Jalapa, sindicado de haber violado a sus tres hijas menores y de haber embarazado a una.
  • El pasado 9 de agosto, una niña de 11 años y con 5 meses de gestación fue rescatada en el cantón Paoj, San Sebastián, por personal de la Procuraduría General de la Nación, que determinó que había sido víctima de  abuso sexual.    
  • El 20 de junio último, una niña de 6 años fue rescatada  en  Ceiba Amelia, La Gomera, Escuintla, cuando era abusada y amenazada de muerte por un hombre, quien fue capturado.
  • El ultraje contra un niño de 3 años y medio, descubierto el 16 de abril, en Jalapa, se determinó que fue cometido por un integrante del círculo familiar.