Celebración y sorpresa en la ciudad de Komeda por el éxito de Pogacar en el Tour

A un mil 245 kilómetros de los Campos Elíseos, en la pequeña ciudad de Komenda, al norte de Liubliana, vecinos y aficionados se reunieron este domingo para celebrar la victoria sorpresa en el Tour de Francia de Tadej Pogacar, nacido hace casi 22 años en esta localidad.

Aficionadas de Komenda, al norte de Liubliana, festejaron el triunfo de Pogacar en el Tour. Foto Prensa Libre: AFP
Aficionadas de Komenda, al norte de Liubliana, festejaron el triunfo de Pogacar en el Tour. Foto Prensa Libre: AFP

En los alrededores de la sala de deportes de Komenda se reunieron varios centenares de personas para seguir la carrera en una pantalla de televisión instalada en el parking. Muchos iban con su bicicleta y lucían maillots de color amarillo, el que simboliza el triunfo en la ronda gala.

Esta reunión fue organizada de un día a otro. Como casi en toda Eslovenia, la mayor parte de los habitantes de Komenda, entre ellos el alcalde Stanislav Poglajen, esperaban que la victoria fuera para otro esloveno, Primoz Roglic, y que el segundo lugar fuera para Pogacar.

El Esloveno Tadej Pogacar se coronó campeón en el Tour en la edición 2020. Foto Prensa Libre: AFP

Pero la contrarreloj del sábado revolucionó todos los planes, con Pogacar volando al liderato ante la perplejidad general.

En una noche, la rotonda principal de la ciudad se transformó en un homenaje al hijo más ilustre de este pequeño lugar de 6.300 habitantes.

El perímetro de esa rotonda fue pintado de amarillo, de blanco y de blanco con lunares rojos, en homenaje a los colores de los tres maillots que Pogacar ha logrado en este Tour. Muchos no dudan en hacerse fotografías en este sitio bajo el sol de Komenda, que se ha convertido inesperadamente en la capital eslovena del ciclismo.

El alcalde, que vistió una camiseta amarilla, contó a la AFP que se pintaron los bordes de la rotonda por la noche. Una muestra más de cómo el éxito de Pogacar el sábado pilló desprevenidos a todos.

“Pogacar nos ha sorprendido para bien”, admite el alcalde.

– Día histórico –

 

El presidente esloveno, Borut Pahor, que asistió a la última etapa del Tour en los Campos Elíseos de París, hizo que el sábado se pusiera una bandera amarilla en su edificio oficial.

La ‘fiebre amarilla’ invade a la prensa eslovena. La agencia de prensa nacional habló de “día histórico” para el ciclismo del país, mientras que el diario Dnevnik destacó cómo Pogacar y Roglic habían dejado huella en los medios extranjeros.

Por otra parte, el diario Delo estimó que el cambio de líder del sábado fue una sorpresa, pero merecida.

“La carrera terminó como debía, con un duelo ganado por el mejor ciclista ese día. Él (Pogacar) se dirige a una carrera brillante, pero Roglic no ha dicho su última palabra”, escribió la periodista Miha Hocevar en la web del periódico.