Amílcar, el heredero del campeón Fermín Méndez, buscar escribir su historia

Amílcar Méndez, pedalista de La Esperanza, Quetzaltenango, se reportó listo para correr la 58 Vuelta Ciclística, es hijo del campeón Fermín, quien venció a los escaladores colombianos en el 2000.

Publicado el
Amílcar es un fiel admirador de su padre Fermín Méndez, quien fue campeón en el 2000. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)
Amílcar es un fiel admirador de su padre Fermín Méndez, quien fue campeón en el 2000. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

Con el ciclismo corriendo por sus venas, Amílcar Méndez, está preparado para comenzar a forjar su propia historia con el equipo de la Asociación de Ciclismo de Quetzaltenango y lograr las hazañas como un día lo hizo su padre, Fermín, quien fue el último campeón de la Vuelta, antes de Manuel Rodas —2017—.


Amílcar confiesa que siente presión por ser hijo de un campeón por las comparaciones. Sin embargo, reconoce que su padre lo apoya y orienta porque aún tiene mucho que aprender a sus 23 años.

“Mi padre me dice que la Vuelta no se gana de la noche a la mañana. Un ejemplo es Manuel Rodas, quien necesitó de muchos años para lograrlo. Por supuesto, me veo peleando una vuelta y ganándola. Sé que aún me falta adquirir experiencia”, explicó el joven corredor.

Lee además: El campeón Manuel Rodas se reporta listo para la Vuelta

El pedalista le tocó vivir la hazaña de su padre cuando tenía 5 años y recuerda el recibimiento que le hicieron en Quetzaltenango en donde Fermín fue recibido como héroe.

“Recuerdo muy bien cuando mi padre ganó la vuelta, lo estábamos esperando en el Complejo de Xela porque esa vez lo trajeron en helicóptero, fue increíble. Me ponía a escuchar la radio en cada etapa y cuando los ciclistas llegaron de Reu a Xela estuve presente y verlo pelear la etapa a los colombianos es algo que quedará grabado en mi mente”, recordó.

Las extensas platicas de ciclismo de padre a hijo son a diario. Algo que el joven corredor valora porque aprende de un experimentado pedalista. “Para mí es un orgullo lo que logró. Todos los días hablamos de ciclismo, me aconseja mucho y me cuenta sus experiencias. Siempre me dice haga esto o lo otro. Este año me siento mejor y espero estar dentro de los protagonistas”, reconoció Amílcar.

Cómo lo vive el campeón

Fermín es recordado porque ganó la Vuelta a Guatemala cuando se corrían más de 12 etapas con un recorrido de mucha montaña. A pesar de los cambios porque se acortó el kilometraje, el campeón dice que correr en Guatemala sigue siendo complicado.

Lee además: Este es el recorrido de la Vuelta Ciclística al país que arranca el martes 23

“La Vuelta por más corta que sea es dura. La que gané tuvo más de 12 etapas con mucha montaña y pude defenderla ante los colombianos”, recordó el excampeón.

Fermín contó que al principio le costó aceptar que su hijo se dedicara al ciclismo por lo expuesto a lo que están los pedalistas y los peligros que se corren en la carretera.

“No quería que fuera ciclista, deseaba que se dedicara a sus estudios, pero él un día me dijo que lo dejara hacer lo que le gustaba, por eso lo apoyo. En el ciclismo se sufre mucho, no hay mucho apoyo, es un deporte donde se corre peligro. Por ejemplo, yo me quebré ambos brazos”, explicó Fermín, quien dice que espera que le vaya bien a su “mayor orgullo”, quien, además, ha sido un buen estudiante universitario.

Contenido relacionado

> Equipo de Quetzaltenango está listo para la Vuelta a Guatemala

> Xela se queda sin Vuelta Ciclística 2018; Salcajá vivirá la fiesta del pedal

> Guatemalteca Gabriela Soto es campeona por equipos con el Swapit-Agolico en la Vuelta Femenina de Colombia