“Venimos de un continente donde el bádminton no es conocido”, Kevin Cordón analiza la derrota, el próximo partido y el potencial de Latinoamérica en este deporte

Kevin Cordón habló con la prensa al finalizar el juego de este domingo en Tokio. Asegura que no le sorprende la derrota porque enfrentó a uno de los mejores del mundo, aun así, se muestra tranquilo para encarar el juego por la medalla de bronce sin comer ansias.

Publicado el
Kevin Cordón cayó ante el danés Viktor Axelsen, segundo mejor del mundo. Ahora competirá ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting. Foto Prensa Libre: AFP.
Kevin Cordón cayó ante el danés Viktor Axelsen, segundo mejor del mundo. Ahora competirá ante el indonesio Anthony Sinisuka Ginting. Foto Prensa Libre: AFP.

El jugador de bádminton guatemalteco, Kevin Cordón, respondió varias preguntas de la prensa al terminar el partido. Y una de ellas tuvo que ver con su edad. Kevin Cordón, sonriente, solo respondió que son números que no inciden en el nivel de juego, aunque reconoció que quienes llegan a esas instancias – los cuatro mejores del mundo – no van a pasear a los Juegos Olímpicos.

La interrogante iba encaminada a entender cómo un atleta de 34 años había logrado estar entre los cuatro mejores del mundo aun cuando se había preparado en el salón de una iglesia católica de La Unión, Zacapa, su tierra natal.

Cordón insistió en que jugar con el corazón es lo más importante y que la edad no importa cuando se hacen las cosas con diversión y gusto por un deporte que no es tan conocido en Guatemala y Latinoamérica.

“Cuando uno tiene cierta edad no pierde habilidad sino gana conocimiento y experiencia. Lo que me ha pasado en la vida personal y deportiva me han servido. No pienso en qué edad, vine a disfrutar el momento, la oportunidad de estar en unos Juegos Olímpicos”, expresa.

 

¿Has cambiado? repreguntó el comunicador y Kevin respondió: “Venimos de un continente donde el bádminton no es conocido. Es muy difícil entrenar, es difícil hacer torneos. Por eso es que existe esa unión de todos los latinos ahorita, porque nos damos cuenta de que independientemente del país del que vengamos o de las limitaciones, la persona latina, el jugador latino, tiene talento”.

Cordón no se mostró sorprendido del nivel de su rival en semifinales, el danés Viktor Axelsen, que lo derrotó 2-0 y envió a pelear por la medalla de bronce ante el indonesio, Anthony Sinisuka Ginting.

“A los Juegos Olímpicos vienen los mejores jugadores del mundo, aquí nadie viene a perder su tiempo o a querer perder o a jugar que sea un partido fácil. Y, por supuesto, conforme uno va avanzando las rondas se van poniendo más fuertes”, explica.

Este partido lo jugará Kevin a las 5 horas de este lunes 2 de agosto. El jugador zacapaneco, en la entrevista al final del juego de la semifinal, se quitó la presión de su siguiente cita y explicó que sería un partido muy fuerte, “pero ahorita no estoy pensando mucho en ello”.

“Vamos a analizar, aprovechando que todo está fresco, a hablar con el entrenador y ver qué se hizo bien aquí, o las cosas que salieron bien, y también las malas decisiones que se tomaron ahí en los tiros para hacer la estrategia para salir mañana – lunes 2 de agosto – con todo por esa medalla”, señaló.

Según el zacapaneco “la táctica o el riesgo que tomé en los últimos puntos (del primer set) no me favorecieron, salieron por muy poco y ya en el segundo set cuando quise cambiar un poco la estrategia, o mantenerme encima, pues él ya estaba un poco más a la espera de lo que iba a hacer y me costó mucho hacer mi juego”, explicó.

Cordón disputará la medalla de bronce contra el indonesio Anthony Sinisuka Ginting que perdió su partido ante el chino Chen Long por 2-0 (21-16 y 21-11).

Sobre este juego y la medalla, expresa: “No pienso en eso, no porque no la quiera, lo que pasa es que para qué meterle ese tipo de información tan fuerte, tan pesada a la cabeza”, dice Cordón con seguridad.

“Ya estoy cerquita de una medalla, pero yo eso en mi mente no lo pienso, porque no quiero que la mente esté así, porque si no, no van a funcionar mis piernas y sobre todo no voy a disfrutar el partido y creo que esa ha sido, parte de jugar con el corazón, la clave en estos partidos de disfrutar cada punto”, considera.

El guatemalteco sorprendió al mundo al meterse en las finales de un deporte que es liderado por asiáticos y europeos. Agradeció la multitud de mensajes de apoyo que ha recibido de todas partes del mundo, no solo Guatemala.

Cordón no pierde la esperanza de que este tipo de actuaciones en Juegos Olímpicos “motiven a más personas para que el bádminton de Latinoamérica siga creciendo y podamos tener la oportunidad de tener más apoyos y sobre todo de tener más torneos para que el nivel de todo el continente suba”.