¿Bélgica y Escocia desafiarán a la Uefa finiquitando sus ligas por el coronavirus?

El ultimátum de la Uefa amenazando con excluir de las competiciones europeas a los campeonatos tentados, como Bélgica, de poner fin prematuramente a su temporada debido al coronavirus, se cierne también sobre la modesta liga de Escocia, que considera esa posibilidad como factible.

La Uefa amenaza a las ligas de Bélgica y Escocia. (Foto Prensa Libre: EFE )
La Uefa amenaza a las ligas de Bélgica y Escocia. (Foto Prensa Libre: EFE )

El jueves, el consejo de administración de la Pro League belga decidió “por unanimidad que no era deseable, fuese cual fuese el escenario contemplado, proseguir la competición más allá del 30 de junio”, y recomendó “no reanudar las competiciones de la temporada 2019-2020”.

Esta decisión debe aún ser ratificada por la asamblea general de la instancia el 15 de abril.

El viernes, los clubes escoceses iban en principio a imitarlos durante una reunión por videoconferencia, pero fue aplazada a la próxima semana. Ello a pesar de las grandes dificultades para algunos equipos, cuya supervivencia está claramente en juego en los próximos meses después del parón de las competiciones.

En Holanda la idea también cuenta con adeptos, entre ellos el gran Ajax de Ámsterdam, cuyo director deportivo Marc Overmars no dudó en acusar a la federación nacional de “esconderse detrás de la Uefa” y de no tener el valor de decir “basta”.

El jueves, la Uefa envió un correo amenazando a las federaciones, ligas y clubes del continente para insistir en su determinación: hay que “llevar las competiciones hasta su término”.

Detrás de esta propuesta inflexible se halla algo más que la voluntad de justicia deportiva. La Uefa pretende cueste lo que cueste que las competiciones continentales se extiendan lo que sea necesario, incluido entrado el verano (boreal), ante el riesgo de perder las cifras astronómicas en derechos de televisión de la Champions League.

– Clubes con la soga económica al cuello –

Al no tener autoridad en términos legales sobre la cuestión, la Uefa blandió la única amenaza a en sus manos: “Evaluar la legitimidad (de los clubes cuyas ligas desean finalizar el curso 2019/2020 prematuramente) para participar en competiciones Uefa en 2020-2021”.

O dicho en otras palabras: excluir a los rebeldes.

La amenaza no es pequeña para el Brujas, que acariciaba la clasificación a la Champions con sus 15 puntos de ventaja al frente de la tabla en la temporada regular. Y aún es mayor para los clubes escoceses.

Al disponer de derechos de televisión ridículamente bajos -21 millones de libras al año (24 millones de euros) actualmente, por los más de 3.5000 millones de euros para el rico vecino inglés- Escocia ha retrocedido a pasos de gigante en la jerarquía futbolística europea.

Por ello, son de mayor importancia las cantidades solidarias previstas por la Uefa.

Poner fin rápidamente a la temporada en curso, coronando al Celtic, habría permitido desbloquear las primas y que llegasen rápido a los clubes con la soga económica al cuello.

Para no perjudicar a nadie, los dos clubes en posición de ascender a la élite ascenderían y ninguno descendería, ampliando la liga escocesa a 14 equipos.

– Reanudación ‘cada vez menos realista’ –

Con una media del 43% de sus ingresos procedentes de las taquillas, los clubes escoceses son de largo los que más dependen de ese concepto en sus presupuestos.

Luego de la suspensión del campeonato, muchos de los clubes tomaron medidas drásticas como el Heart of Midlothian, que pidió a sus jugadores renunciar al 50% de su salario.

Incluso el Celtic, que contaba con un saldo positivo en tesorería de 33 millones de libras (37,5 millones de euros) en su último balance anual, en febrero, acometió recortes, según indicó su entrenador Neil Lennon.

Echar el telón a 2019/2020 aseguraría que 2020/2021 comenzaría en las fechas previstas con la entrada en vigor de un nuevo acuerdo de difusión bastante más favorable, de 36,6 millones de euros al año.

“Creo que cada día que pasa (una reanudación del campeonato) es cada vez menos realista”, expresaba hace una semana el presidente del Motherwell, Alan Burrows en la BBC. Queda por convencer a la Uefa.