El Leeds de Bielsa y el peligro de derrumbarse antes de tiempo

Tras arrancar como una flecha en el Championship (segunda división inglesa), el Leeds del ‘Loco’ Bielsa se está frenando en la segunda parte de la temporada, una tónica habitual en los equipos dirigidos por el exseleccionador argentino.

Marcelo Bielsa, director técnico del Leeds United. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Marcelo Bielsa, director técnico del Leeds United. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A principios de diciembre, los ‘Peacocks’ cabalgaban hacia la Premier League, junto al West Bromwich Albion, con 11 puntos de ventaja sobre el tercero.

Pero, presentes en 25 jornadas de las 32 en una de las dos primeras plazas (ascenso directo), podrían abandonar el podio el sábado.

Lee también: Alisson compara al Liverpool con un tiburón sediento de sangre

Desde mediados de diciembre, las estadísticas del Leeds están en caída libre, con 10 puntos en 11 partidos: cuatro derrotas, un empate y una victoria en las seis últimas jornadas.

Densidad en la parte alta

El equipo no ha conseguido ningún ‘clean sheet’ (mantener la portería a cero) en sus diez últimos partidos, a pesar de que sigue teniendo la segunda mejor defensa del Championship.

Mientras que el West Brom conserva seis puntos con el Leeds, todavía segundo, este último ha sido alcanzado por el Fulham (ambos con 56). Detrás, el Brentford es cuarto con 54, Nottingham Forest (5º, 54 pts), Preston North End (6º, 53 pts) y Bristol (7º, 53 pts), adversario el sábado de Bielsa, en una densa parte alta de la tabla de un campeonato fiel a la incertidumbre.

En el lado positivo de la balanza, el Leeds continúa completando buenos partidos, según los principios de Bielsa, con presión y carreras constantes.

Pero ha perdido el punto de lucidez y precisión en el momento fatídico, tanto en ataque como en defensa, para hacer bascular los partidos a su favor.

“La responsabilidad de la derrota es mía y no de los jugadores. Ellos lo dieron toda”, dijo el argentino para defender a su equipo tras la reciente caída ante el Nottingham (2-0), marcada por los errores de su arquero español Kiko Casilla.

“Hay buenas cosas que los jugadores hacen en el terreno y también errores. Puede que antes no pagáramos estos errores, cuando todo iba bien, pero ahora los pagamos con serias consecuencias”, añadió Bielsa tras empatar 1-1 el martes ante el Brentford.

Buenos inicios, duros desenlaces

Un discurso razonable y convincente, pero los aficionados del Leeds miran los precedentes.

El año pasado, en su primera temporada en Inglaterra, Bielsa hizo soñar a los hinchas del Leeds con 33 jornadas en uno de los dos primeros puestos, 18 como líder.

Un rendimiento inesperado para un equipo que había finalizado 13º el año precedente, pero que terminó el curso regular con tres derrotas y un empate en los últimos cuatro partidos.

Finalmente fue tercero, sinónimo de jugar la promoción, y perdió contra el Derby de Frank Lampard (1-0, 2-4), sexto en la temporada regular.

Mismo triste final que con el Athletic Bilbao, al que llevó a la final de la Europa League y de la Copa del Rey en 2012, perdiendo ambas, o con el Marsella, líder en la primera parte del campeonato con 41 puntos en el curso 2014-2015, para solo lograr 28 en la fase de vuelta. El equipo finalizó cuarto, fuera de la Liga de Campeones.

La concepción radical del fútbol del entrenador argentino provoca que los jugadores puedan sufrir estrés en el campo además de fatiga, poco recomendable para un campeonato maratón como el Championship, con 46 jornadas, al que hay que sumar el posible play off y las copas nacionales.

Y al Leeds todavía le quedan casi cuatro meses de competición…

Contenido relacionado

>Amarini Villatoro está en Inglaterra y asiste al partido del Leeds vs. Sheffield W.

>El Leeds de Marcelo Bielsa, más cerca del ascenso a la Premier League

>La última locura de Bielsa en el Leeds: ordenar a su equipo dejarse anotar un gol