Mauricio Tapia: “Vamos a jugar contra el América porque nos lo ganamos en el campo”

Si bien la calidad futbolística marca normalmente el rumbo de un partido, para el duelo de esta noche entre Comunicaciones y el América el técnico Mauricio Tapia considera que la fortaleza mental será un pilar importante.

Mauricio Tapia, durante la conferencia de prensa de Comunicaciones. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)
Mauricio Tapia, durante la conferencia de prensa de Comunicaciones. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

“Tenemos que ser fuertes mentalmente”, afirmó el estratega albo ayer, durante la conferencia de prensa. “Dentro del seno del equipo todo lo que se busca es alcanzar los objetivos e ignorar la negatividad”, añadió.

Tapia, quien llegó al club crema en mayo del 2019, está a punto de dirigir el que quizás sea el partido más importante de su carrera con Comunicaciones  hasta el momento. Es consciente de eso y espera romper con todos los pronósticos.

“Esto es algo que te regala el futbol porque has luchado mucho tiempo para estar aquí y dirigir a un equipo como este, y estar en un enfrentamiento como el que nos viene. Espero que toda esa negatividad que se genera sea momentánea”, reconoció, emocionado.

A defender al club

El plantel de Comunicaciones no es favorito para avanzar en esta llave de octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, y eso lo saben el técnico y los jugadores cremas; sin embargo, garantizan que jugarán su mejor futbol porque la institución “lo merece”.

“Comunicaciones siempre está obligado a ganar. Nosotros no vamos a jugar con el América porque nos invitaron. Vamos a jugar porque nos lo ganamos en el campo de juego. Eso también tiene su mérito y lo tenemos que hacer valer mañana —hoy—, que es el primer paso”, aseveró el argentino Tapia.

Ya en el campo, el técnico crema les exigirá a sus jugadores total concentración, pues dice que la intensidad del América les puede pasar factura a sus dirigidos. El desgaste para mantener las líneas juntas va a ser importante y, por supuesto, atacar para intentar hacer daño a un rival que es favorito, no solo para ganar la serie, sino para coronarse en el torneo.