Paula Dapena: la futbolista que no le rindió homenaje a Maradona y ahora es amenazada de muerte

Paula Dapena se negó a rendir Diego Maradona al señalarlo de “pedófilo” y ahora recibe amenazas de muerte.

Archivado en:

Diego MaradonaFutbol
Paula Dapena, jugadora del club Viajes Interrías FF de la 3a. división femenina española, se negó a rendirle homenaje al difunto jugador argentino Diego Armando Maradona. (Foto Prensa Libre: Twitter)
Paula Dapena, jugadora del club Viajes Interrías FF de la 3a. división femenina española, se negó a rendirle homenaje al difunto jugador argentino Diego Armando Maradona. (Foto Prensa Libre: Twitter)

Paula Dapena, jugadora del club Viajes Interrías FF de la 3a. división femenina española, se negó a rendirle homenaje al difunto jugador argentino Diego Armando Maradona durante el partido amistoso que su equipo jugaría contra el Deportivo Abanca, el 28 de noviembre.

Dapena dio la espalda cuando se llevaba a cabo el minuto de silencio en honor al astro del futbol argentino. La joven explicó que lo hizo porque no podía rendir homenaje a alguien señalado de “violador y pedófilo”.  “Lo volvería a hacer una y mil veces más”, publicó la deportista en su cuenta en las redes sociales, en las que se ha convertido en tendencia por su gesto.

La imagen de la jugadora sentada, dando la espalda en el centro del campo de la ciudad deportiva de Abegondo, en La Coruña, dio la vuelta al mundo y provocó múltiples reacciones, tanto a favor como en contra.

La imagen se viralizó a tal punto que ahora Dapena comenzó recibir amenazas de muerte de los fanáticos del “Pelusa”.

Amenazas

La jugadora ha dado ya más de 20 entrevistas a diferentes medios nacionales (España) e internacionales para explicar su punto y exhortó a las personas a admirar a las personas de una manera integral.

Dapena respaldó su forma de actuar  ya que dos días antes del encuentro había sido el día internacional Contra la Violencia de Género (el 25 de noviembre) y no se guardó un minuto de silencio por las víctimas.

La futbolista admitió, en una entrevista con EFE, que no esperaba que la imagen se viralizara a nivel mundial y que este le causara hasta amenazas de muerte. Sin embargo, sostiene que lo volvería hacer una y mil veces, de ser necesario a pesar de las consecuencias.

P: Los homenajes a Maradona se venían sucediendo desde su muerte. ¿Cuándo decide hacer ese gesto?

R: El sábado, cuando íbamos a coger el autobús para ir a jugar contra el Deportivo, una compañera de mi equipo me comenta que la Federación Española había acordado un minuto de silencio por Maradona. Yo ya le dije que me negaba rotundamente a hacerlo. Y antes del partido se lo dije a todo el equipo. Creo que nadie me tomó en serio, pero cuando la árbitra nos avisó del minuto del silencio ya se lo dejé claro. Me giré y me senté en el suelo.

P: ¿Por qué toma esa decisión?

Tengo mis ideales propias, creo que para ser jugador y buen deportista tienes que tener valores por encima de tu fútbol. Maradona era un maltratador, no nos podemos olvidar de eso. Yo no critico que Maradona se haya drogado. No. Hay muchos futbolistas, cantantes, actores, actrices que lo han hecho, pero ahí se están haciendo daño a sí mismos. En el momento en el que pasas la línea para hacerle daño a otras personas es cuando yo ya no los considero unos referentes.

P: Y la imagen se hizo viral.

R: El domingo por la mañana me levanté con muchos mensajes de apoyo y de cariño. Pero en cuanto la noticia salió de España y llegó a Italia y Sudamérica ya empecé a recibir amenazas, incluso algunas de muerte. Y no sólo yo. Algunas compañeras que me habían mostrado su apoyo en Instagram también fueron amenazadas y acosadas.

P. ¿Has sentido miedo? ¿Lo volverías a hacer?

R: Sí, claro. Una y mil veces más. He hecho capturas para intentar denunciar esas amenazas, pero no me van a callar. Lo he hecho convencida porque tengo mis ideales. No me van a callar.

P: ¿Le ha sorprendido todo el ruido mediático que se ha generado tras su gesto?

R: Muchísimo, pensé que todo se iba a quedar entre mis seguidores de Instagram y la comarca de Pontevedra. No pensé que fuera a salir de ahí. Pero la bola fue creciendo.

P: Entiende que Leo Messi, un ídolo y referente para muchos niños y niñas, homenajease el domingo a Maradona durante el partido entre el Barcelona y Osasuna.

R: Respeto todos los homenajes que se le han hecho porque a Maradona se le considera un Dios del futbol, pero no los comparto. Por desgracia, el fanatismo del futbol hace que nos olvidemos de todo lo que hay detrás de esa persona.

P: ¿Es el futbol un deporte machista?

R: Sin duda. Muchísimo. Creo que es el deporte más machista de todos tanto en igualdad entre equipos masculinos y femeninos como en insultos. No lo entiendo. Ahora ya no hay tantos comentarios, pero antes era habitual escuchar: “Vete a fregar”, “Limpia la cocina y deja el balón” o “El futbol femenino ni es futbol ni es femenino”.

Paula Dapena ha recibido buenos y  malos comentarios a partir de su acción. Sin embargo, sigue firme en su creencia de haber hecho lo correcto y ser coherente entre lo que piensa y lo que hace. (Foto Prensa Libre: Twitter)

P: ¿Cómo ha vivido estas últimas horas?

R: Pues la verdad que un poco estresada porque he recibido llamadas a todas las horas, he tenido a periodistas buscando un hueco para hablar conmigo. Y las redes sociales siguen echando humo. De las amenazas intento olvidarme, prefiero centrarme en los mensajes positivos porque son los que me dan fuerza para seguir.

P: ¿Ha recibido muchos?

R: Muchísimos, algunos incluso de famosas. He visto una historia de Leticia Dolera en donde me decía que no estaba sola en esta reivindicación. Y de otras referentes feministas como Laura Redondo, a la que tengo muchísimo cariño porque fue mi profesora en la carrera. Gente de Argentina, México y otros países latinoamericanos también me mostraron su apoyo. Con eso es con lo que me quedo porque creo que abrí los ojos a mucha gente. Espero que esto sirva para que otras den el paso, sean valientes y coherentes con sus ideales.

P: ¿Cambiará su vida a partir de ahora?

R: No lo sé, pero muchas madres ya me han dicho que ojalá su hija fuese así, que le gustaría que yo fuese una referente para sus pequeñas