Luis Martínez, el futbolista que pensó en retirarse del deporte y ahora está a un paso de ser bicampeón

Para Luis Martínez una de las frases: “No merezco nada de lo que he logrado. Al final todo es  gracias a Dios”, se adapta perfecta a su vida por los golpes que ha sufrido.

Luis Fernando Martínez ha sufrido por varias lesiones, una de ellas lo dejó un año fuera de actividad. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)
Luis Fernando Martínez ha sufrido por varias lesiones, una de ellas lo dejó un año fuera de actividad. (Foto Prensa Libre: Carlos Vicente)

Cuatro lesiones de gravedad —esguinces, fractura de tibia y peroné, pubalgia, rupturas de isquiotibiales— y un amor que permanece en el cielo —Rubén Fernando, su hijo, quien murió a una semana de haber nacido—, son   de las pruebas que le ha tocado  vivir al Salamá Martínez y que ha superado.


Dejar el futbol   fue una idea que lo persiguió durante algún tiempo, luego de que quedó al margen del equipo  Xelajú MC, hasta que  Guastatoya, de Amarini Villatoro, volvió a creer en él y le abrió las puertas.

“Pasé un año y no me recuperaba de la pubalgia, y por eso pensé en retirarme, hasta que  Guastatoya apareció y me abrió las puertas. Me dio una segunda oportunidad para seguir jugando al futbol”, confesó Martínez.

El futbolista contribuyó con un gol y una jugada que se convirtió en anotación, la confianza del equipo oriental, que está arriba en la serie 2-1 frente a Comunicaciones, en la gran final del Apertura. 

“Recuerdo bien que le dije a la Toña Márquez —José—, tirala al primer poste, voy a ir ahí y la voy a desviar. Le agradecí a Dios por marcar en una final”, expresó.

Lee además: El delantero de Guastatoya Luis Martínez recupera el aliento en el Apertura 2017 después de una inactividad de un año

El futbolista de Salamá fue campeón con Xelajú MC  en el Clausura 2012 y con Guastatoya, en el Clausura  2018, pero con ninguno jugó las finales por estar lesionado.

Los golpes le han enseñado al artillero —nueve tantos en el Apertura— a llevar la vida con calma y ser agradecido.

Lee además: Michael Umaña: “El equipo está dolido, pero no hemos bajado los brazos”

“Todos mis goles se los dedico a Jesús porque él es quien me tiene aquí. Soy cristiano. Me convertí en el 2011, después de que falleció mi hijo, y por un problema familiar”,  refirió el goleador, quien ahora vive motivado y su familia es el principal motor para seguir adelante.

Contenido relacionado

> El futbolista que jugará la final de la Liga Nacional y que también aparece en una serie de Netflix
> Aficionados rojos y anti-cremas festejan con memes el triunfo de Guastatoya
> Michael Umaña: “El equipo está dolido, pero no hemos bajado los brazos”